El Monje de Camoruco ¿Y ahora… hacia dónde vamos? Por Sergio Márquez Parales Columna 1-8-2017

El análisis de lo actual... Lo que ellos piensan...
Referencial

¿Y ahora… hacia dónde vamos?

No puedo comenzar esta columna sin expresar nuestras palabras de condolencias a los familiares de los 121 ciudadanos que han muerto durante los cuatro meses que llevamos en conflicto a causa de la violencia desatada y la represión; igualmente, compartimos la preocupación por los eventos que pudiesen suceder de ahora en adelante.

Los resultados ofrecidos por el ente oficial el pasado domingo, el cual fue precedido de anuncios hechos por la oposición, supuestamente quedaron desvirtuados nacional e internacionalmente, sin que eso pareciera tener ninguna importancia para quienes vehementemente se alinean al lado del oficialismo. El gran trabajo desplegado por los voceros de la MUD  a nivel internacional rindieron sus frutos y hasta ahora 40 países han manifestado su rechazo a la forma como fue convocada la ANC y la elección de quienes la conformarán. En referencia a lo estrictamente electoral, hay consideraciones realizadas por sectores universitarios (específicamente, Pablo Aure y representantes de los movimientos estudiantiles), quienes sostienen que es el Rector Luis Emilio Rondón quien tiene la inmensa responsabilidad de mostrar ante el país y el mundo las cifras reales de la participación electoral del pasado domingo, pues a diferencia del proceso realizado por la MUD, existen los elementos para poder comprobar realmente cuantas personas asistieron; e incluso, sectores radicales aseguran que Rondón debe renunciar al CNE y viajar a la OEA, la ONU y otras instancias internacionales y demostrar lo que realmente ocurrió; claro está, siempre y cuando tenga las pruebas en sus manos.

Mientras tanto, el oficialismo cataloga de “Victoria Popular” la votación alcanzada el 30 de julio y se apresta a instalar la Asamblea Nacional Constituyente; y por lo que se avizora, hasta el momento pareciera que solo hemos visto la “punta del iceberg” y que las reformas serán contundentes.

En la madrugada de hoy fueron nuevamente trasladados a centros de reclusión los dirigentes Leopoldo López y Antonio Ledezma con el argumento de “presuntas violaciones” al beneficio de casa por cárcel, de las cuales se insiste que ambos estaban conscientes; por otra parte, ayer desde USA se incluyó oficialmente al presidente Nicolás Maduro en la lista de presidentes sancionados y se hablan de innumerables sanciones que generarían mayor caos económico.

Para mañana está prevista la instalación de la ANC y  la Resistencia convoca a acciones contundentes para tratar de impedir que el acto se lleve a cabo; en otro orden de ideas, la MUD se niega a participar en las regionales alegando que el CNE no es confiable, olvidando que ese es el mismo organismo que certificó y validó las elecciones parlamentarias en las cuales la oposición obtuvo 112 diputados, cifra que luego por inexperiencia e inocencia se vio minimizada al aceptar la desincorporación de tres diputados; y desde nuestro punto de vista, con esa acción se agudizaron los problemas porque aún nadie entiende el ¿Por qué? de esa desincorporación.

En fin, va a hacer falta demasiada conciencia, sindéresis, paciencia, tolerancia, responsabilidad, seriedad, cordura, desprendimiento, abandono de posiciones radicales y mucho amor por Venezuela para salir de esto sin mayor violencia y con un acuerdo mínimo de gobernabilidad.

Finalmente, ratificamos nuestro rechazo a la violencia venga de donde venga, abogamos por la libertad de quienes no estén realmente comprometidos en hechos vandálicos y por el respeto a los Derechos Humanos; de igual manera, exhortamos a la dirigencia política a demostrar que no es solo la ambición de poder lo que los mueve y a entender que aparte de la realidad que cada sector pretende ver y defender, hay otra realidad que nos debe hacer reflexionar a todos y es que no todos pueden pagar 40 mil bolívares por un antihipertensivo o 15 mil bolívares por una harina pan; ni mucho menos, acudir a un centro de salud donde no hay los implementos mínimos necesarios para atender cualquier trastorno de salud.

Hasta la próxima entrega apreciados lectores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *