Los retos de la oposición para el 2019 según analistas

El análisis de lo actual... Noticias

La vía electoral y la salida intervencionista quedaron “sepultadas” en 2018. Ninguna de las dos líneas opositoras produjo una transición política en el país.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro se apalancó en el poder coercitivo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de los Poderes Públicos que lo secundan para sostenerse, pese al descalabro de algunos factores dentro del oficialismo. Mientras las fuerzas opositoras se “balcanizaron”.

En este contexto, la oposición tiene tareas pendientes que identifican la psicóloga social, Colette Capriles, y el politólogo, Guillermo Tell Aveledo, y que pueden resumirse en cinco grandes retos:

1.- Reagruparse

2.- Renovarse

3.- Recuperar confianza y prepararse para gobernar

4.- Activar la presión doméstica y poner a prueba su capacidad de movilización

5.- Capitalizar aliados dentro del oficialismo

Los retos adquieren especial importancia frente a la crisis de legitimidad del presidente Nicolás Maduro que se profundizará en 2019:

“La oposición tiene que cambiar en un sentido radical porque tiene que prepararse para gobernar. Le hace falta dar espacio a los más jóvenes, empezar a hacer su propia transición interna tanto de grupos como de protagonistas”, expresa Colette Capriles.

También tiene que combatir el miedo, que existe en una parte de la sociedad venezolana, asociado a que un cambio de Gobierno afectará a los sectores vulnerables y eliminará los mecanismos de protección social, señala la profesora de filosofía política.

“Las reformas en Venezuela han sido muy combatidas, los primeros intentos de reforma de Carlos Andrés Pérez ya sabemos a dónde condujeron”, apunta.

El “paquete económico” aprobado por el expresidente Carlos Andrés Pérez, que contemplaban el aumento del precio de la gasolina y de los servicios públicos entre otras medidas, produjeron fuertes manifestaciones y disturbios conocidos como el “Caracazo” que cobraron la vida de decenas de venezolanos en 1989.

“Creo que se están dando nuevas condiciones para el cambio dentro del bloque oficialista y para que la oposición lo capitalice debe espantar el fantasma de que un cambio político puede ser peor. Ahí hay un desafío que no se resuelve solo con acuerdos cupulares (entre oficialismo y oposición)”, argumenta.

 

Información completa vía efecto el cocuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *