Informe del gremio de la enfermería : En Venezuela solo cuentan con 60.000 profesionales

El análisis de lo actual... Noticias
Profesionales de la enfermería en Venezuela, realizaron un informe sobre la situación de la enfermería en el pais ante el COVID 19, cuyo informe fue  dirigido a la principal autoridad sanitaria del MPPS y de la defensa de DDHH Defensoría del Pueblo, dicho documento, es un trabajo de aportes de muchos líderes gremiales (28 presidentes de colegio) y colaboradores, que recoge la situación precaria de las condiciones laborales de la enfermería.
A continuación informe completo:

 

Oficio N°: 001-julio-2020

Caracas, 08 de julio del 2020

Ciudadanos:

Dr. Alfredo Ruiz Angulo

Defensor del Pueblo de la Republica Bolivariana de Venezuela

Dr. Carlos Alvarado

Ministro del Poder Popular para la Salud (MPPS) Su despacho-.

Reciban un cordial saludo, quienes suscribimos, los presidentes de los Colegios de Profesionales de la Enfermería de la República Bolivariana de Venezuela, nos dirigimos a usted de conformidad al Art. 51 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Art. 2, 46 y 47 de la Ley del Ejercicio Profesional de la Enfermería, a fin de exponer la situación del gremio de Profesionales de Enfermería en Venezuela, en relación a lo que es público, notorio y comunicacional, como lo es la problemática por la que está atravesando la población con respecto a la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19) y la crisis socioeconómica, que en los actuales momentos afecta a todo el territorio nacional, causando dificultades graves en la población y en el gremio de la enfermería. A continuación, se presentan los siguientes planteamientos y exigencias:

PRIMERO

Situación laboral de los profesionales de enfermería

 

La situación laboral en los Profesionales de la Enfermería en Venezuela es cambiante y con tendencia a la desmejora permanente, materializada por violaciones de derechos humanos continuada. En primer lugar, se encuentra déficit de profesionales de la enfermería en las instituciones pública de salud, este representa el primer elemento que debe revisar el máximo organismo de salud, y con ello, intentar realizar una hermenéutica correcta sobre la realidad social de nuestros representados; en este contexto debe reconocer que este grupo de profesionales representa por lo menos el 50% de la data de los profesionales, se estima que para el 2015 el sector público contaba con más de 100.000 profesionales, hoy apenas se cuenta con unas 60.000 enfermeras, situación que refleja la disminución de profesionales de la enfermería, en un 40%.

En una estimación estadística, revisamos el ratio de profesionales de enfermería, comparándolos con los indicadores reales reportados por la OMS en su informe de número de enfermeras a nivel mundial y densidad por 10 000 habitantes, por región de la OMS, del año 2018, se tiene que para las américas el promedio es de 83.4 por cada mil habitantes1. Considerando la población proyectada de 32.219.521 según el INE2, y el número de enfermeros (público, privados y movilidad interna) es de 65.000, se tiene

1 OMS (2020) Estado de la Enfermería Mundial. Invertir en educación, empleo y liderazgo. P. 38. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/nursing-report-2020

2 INE (2020) Disponible en: http://www.ine.gov.ve/index.php?option=com_content&view=category&id=98&Itemid=51

que nuestra relaciones de 20.17; por su parte EEUU presenta 111.40 y cuba 81.30 enfermeras por cada 10.000 habitantes3. Ahora el caso, venezolano está en un proceso de desmejora y disminución si se compara con Latinoamérica y sus indicadores de las últimas décadas.

En este sentido, resulta imperante realizar vínculos con los principales factores condicionantes que generan eventos adversos en la salud y vida, estableciendo que no dependen solo de personas; por el contrario, se derivan de falencias en los sistemas de atención. Los factores enunciados son: sobrecarga de trabajo, indefinición de tareas, formulación insuficiente, supervisión insuficiente, fallos de comunicación, recursos obsoletos, escaso nivel de automatización, incorrecto mantenimiento de las instalaciones, poca estandarización de los procesos, la segunda clasificación se llama fallos activos y hace referencia a, omisión, distracciones, incumplimiento de normas, olvidos y errores, estos últimos hacen referencia específicamente a los individuos4.

Este tema de efectos adversos está intrínsecamente relacionado con las infecciones, diagnósticos y procedimientos; por lo que debe deducir que el déficit de enfermeras, viene produciendo problemas a los usuarios en tanto de desatiende, por no cumplirse con los protocolos, se abandona y le causa problemas al usuario, y aumenta la incidencia de morbimortalidad de pacientes, por el hecho de contar con el número de profesionales de enfermería, pertinente conforme a la norma.

También esta problemática, genera sobrecarga laboral, que se traduce en mayor riesgo laboral, estrés, y pone que situación de vulnerabilidad al profesional de la enfermería, sobre todo cuando se trata de la atención de pacientes COVID, que requiere si o si, el cumplimiento de los protocolos.

Suficientes investigaciones, demuestran que la modificación del ratio enfermero paciente, inciden en las complicaciones, a manera de ejemplo, en el caso de áreas especializadas como son la UCI, se trae a colación un estudio de las características organizativas de las unidades de cuidados intensivos relacionados con los resultados después de la cirugía de aorta abdominal incluyó la razón enfermero(a) / paciente como una variable a analizar y encontró que en los hospitales con un menor número de enfermero(a) de UCI (1:3 o 1:4 relación enfermero(a)-paciente) razón enfermera paciente y su relación con la incidencia de eventos adversos presentaron más complicaciones pacientes que aquellos con mayor número de enfermero(a) de UCI (1:1 o 1:2 relación enfermero(a)-paciente)5. Es menester reclamar, que el número de enfermeros disponibles en áreas cerradas y especiales de COVID-19, no cuenta con el número de enfermeros suficientes, por lo que se amerita una revisión inmediata de este tema.

3 De Bortoli, S., Hoyos, M. y colbs (2018) Distribución de la fuerza de trabajo en enfermería en la Región de las Américas. Rev Panamá Salud Publica. 2018; 42: e72. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC6386067/

4 VINCENT,C. Patient safety .Edimburgo: Churchill Livingstone;(2006). Gobierno de España. Disponible en Internet: http://www.msc.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/docs/INFORME_IBEAS.pdf

5 Lombo C., Jadith C. (2013) Razón enfermera paciente y su relación con la incidencia de eventos adversos. Rev.salud.hist.sanid.on-line 2013;8(1): (enero-junio)

En definitiva, es la pretensión del gremio, dejar constancia que existe un marcado déficit de profesionales de la enfermería en las distintas áreas de atención, este generado exponencialmente por renuncias de los puestos de trabajo; donde motivacionalmente las enfermeras han decido no emplearse por causas de: bajos salarios, las malas condiciones laborales, la agresión laboral por emprender exigencias de orden reivindicativa, ausencias de incentivos, entre otros.

Por lo expuesto, se solicita:

  1. Reconocerse el estado de emergencia por el déficit de profesionales de la enfermería.

  2. Propiciar un plan de empleo, que incluya mejoras de condiciones socio económico.

SEGUNDO

Riesgos laborales y equipos de protección personal EPP ante el COVD-19

 

Para contener y mitigar la COVID-19 en la Región de las Américas es fundamental contar con equipos de protección individual idóneos y suficientes, acciones de formación continua, condiciones laborales dignas, protocolos acordes a los estándares internacionales, equipos multidisciplinarios e interdisciplinarios, herramientas tecnológicas en el marco de la telesalud y voluntad política desde las instancias directivas de las instituciones de salud6.

Es de resaltar, que el gremio de enfermería venezolano representa el primer eslabón en la atención y contacto con el usuario en los diferentes centros proveedores de servicios de salud, en las áreas comunitarias, clínicas, aislamiento, como servicios de emergencia, UCI, quirúrgicos, entre otros. Por tanto al atender y proporcionar cuidados de salud a la población, están expuestas a todo tipo de riesgos físicos, psicológicos, laborales, biológicos y en especial al corona virus7. Ante esto, nuestros agremiados generan quejas relacionadas al auto suministro de EPP como mascarillas (artesanales), refieren que los guantes son insuficientes (siendo solicitados en su mayoría al usuario), en que existe desconocimiento sobre la disponibilidad de los EPP especiales para la atención de los casos sospechosos o confirmados. En una encuesta propia de la organización gremial, estimó en los principales centros de salud, que en materia de dotación de equipo de protección, los siguiente resultados en un 40% de los centros de

6 Cassiani SHB, Munar Jiménez EF, Umpiérrez Ferreira A, Peduzzi M, Leija Hernández C. (2020) La situación de la enfermería en el mundo y la Región de las Américas en tiempos de la pandemia COVID-19. Rev Panam Salud Publica. 2020;44:e64. https://doi.org/10.26633/RPSP.2020.64

7 La recomendación sobre el personal de enfermería, 1977 (núm. 157). Trata sobre la protección de la

salud en el trabajo en el sector de la enfermería y dispone que debería tomarse todas las medidas posibles para evitar que los miembros del personal de enfermería estén expuestos a riesgos particulares. Cuando no pueda evitarse la exposición de tales riesgos, la Recomendación insta a que se tomen medidas para reducirla al mínimo, lo cual incluye el suministro y la utilización de la ropa protectora, la reducción de la duración del trabajo, pausas frecuentes, un alejamiento temporal del riesgo y una compensación económica en caso de exposición de los riesgos particulares.

salud no se cuenta con los equipos, en un 46.6% su distribución es intermitente y solo en un 12.5% se cuenta con los equipos de protección8.

Al respecto, denotamos que nuestra exigencias esta sobre la base de principios científicos y legales que nos asiste, por lo que de manera firme y contundente se pide a los empleadores la dotación permanente de los Equipos de Protección Personal, de acuerdo a lo establecido en los protocolos para atención a casos COVID 19 por la OMS, y en concordancia con la Normativa sanitaria de responsabilidad social ante el Coronavirus (Covid-19) según resolución del Ministerio del Poder Popular Para la Salud publicada en la Gaceta Oficial Nº 41.891 de fecha 01/06/2020.

En el mismo orden de ideas, consideramos que existe un silencio epidemiológico ante los datos de profesionales de la salud contagiados, lo que impide a los gremios profesionales el observar las estadísticas de los indicadores de salud de sus miembros, que se requieren para la implementación de políticas y protocolos de salud acordes a la realidad de la pandemia. Por ello, se insiste que desde nuestras competencias de: “supervisar el ejercicio profesional de la enfermería” y de “representar legalmente los derechos o intereses gremiales y profesionales de sus miembros”9, se nos debe a garantizar información veraz y precisa de la situación de epidemiológica de nuestros representados. Esto con el fin, de instruir y prevenir situaciones indeseadas, además de investigar sobre las buenas prácticas, y con ello, contribuir a las investigaciones pertinentes y a la mitigación de la enfermedad.

Por su parte, existen sobrados argumentos teóricos y de los marcos regulatorios, sobre la transparencia, derecho de estar informado, de protección personal y de la vida, para exigir pertinentemente los EPP para nuestros representados. Ante esto se solicita lo siguiente:

  1. Que se garantice de manera efectiva, eficaz y oportuna la dotación de los EPP al profesional de la enfermería, con criterios de igualdad con el resto del equipo de salud;

  2. Que se nos informe la cantidad de EPP disponibles para atender a los usuarios, esta que sea informada por los Colegios Profesionales de cada región.

  3. Que se nos dé un balance detallado sobre la situación epidemiológica de nuestros

  4. Que se nos permita estudios de investigación de campos, y sus respectivos reportes a la comunidad científica.

TERCERO

Sobre las medias universales para el control de infecciones, higiene y seguridad

 

Informamos que persiste la intermitencia e irregularidad en el suministro de agua en los centros de salud, además de que en muchos casos donde existe el vital líquido, lamentablemente están deteriorados las llaves y grifos para el suministro, y su conservación es por envases. En otros centros de salud la interrupción es más crítica. En 2018, la ENH encontró que 79% de los hospitales públicos carecía de suministro

8 Garcia, J. Contreras, A, y Smith R. (2018) Encuesta nacional del sistema y la organización de la salud. Venezuela.

9 G.O. 38.263 (2005) Ley del Ejercicio Profesional de la Enfermería. Artículos 46.1 y 47.1.

regular de agua, lo cual genera serios problemas de higiene y falta del líquido para la hidratación y alimentación de las personas hospitalizadas10.

Para la actualidad, insistimos que esta situación empeora, es así, que la medida de “Higiene de Manos”, que es de prioridad como medida universal, se ve severamente imposibilitada, disminuyéndose su frecuencia recomendada por los organismos internacionales de salud (OMS), realizándose en la mayorías de los casos, y cuando se puede, por arrastre (lavado con ponchera). Por ello, solicitamos:

  1. Intervención inmediata para garantizar con urgencia suministro de agua potable;

  2. Suministros oportunos de químicos para la desinfección de alta, media y bajo nivel;

  3. Jabones para el lavado de manos;

  4. Gel de

CUARTO

Amenazas, estigmatización y represalia de la dirigencia gremial

 

La situación de estos fenómenos sociales de amenazas, estigmatización y represalia de la dirigencia gremial no es nuevo, en los últimos dos años, el cuerpo directivo ha sido señalado cruelmente encausado a procesos indeseados, hasta el punto de detener injustamente a unos de nuestros dirigente en el año 2017 (caso Julio Garcia Presidente de Colegio de Enfermeras(os) del Estado Carabobo); en este sentido, el máximo organismo en materia laboral como es la OIT, pertinentemente ha declarado que “el ejercicio del sindicalismo constituye una actividad de alto riesgo en el país”.

Sigue siendo importante recordar, que entre las conclusiones de la Comisión de la OIT, establece que se tomen las medidas necesarias para asegurar la existencia de un clima desprovisto de violencia, amenazas, persecución, estigmatización, intimidación u otra forma de agresión, en el que los interlocutores sociales puedan ejercer sus actividades legítimas, incluida la participación en un diálogo social con todas las garantías. En particular, la Comisión recomienda: el cese inmediato de todos los actos de violencia, amenazas, persecución, estigmatización, intimidación u otra forma de agresión a personas u organizaciones en relación con el ejercicio de actividades gremiales o sindicales legítimas, y la adopción de medidas para garantizar que tales actos no se repitan en el futuro11.

Es así, que se debe alerta a las autoridades que se pone de manifiesto el incumplimiento por parte de los patronos lo supra señalado, por el contrario se acrecienta en tiempos de pandemia esta problemática. Esta se da sobre la base de procedimientos amañadas e irregulares, y esto demuestra la intolerancia social de un sistema gubernamental que no considera la otredad, reconocimiento y el dialogo social entre los actores sociales del sistema de trabajo.

Es así, que puntualmente encontramos en el gremio, directivos que han recibido amenazas gubernamental, en entre estos, se presenta los siguientes casos:

10 ENH Reporte Nacional (Sep – 2018) Emergencia Humanitaria Compleja.

11 OIT (2019) Informe de Comisión de Encuestas. P. 183 y 229

  1. Hania Salazar C.I.: 7.759.702 (Presidenta del Colegio de Profesionales de Enfermería del estado Zulia. En el caso concreto del, la persecución del gobierno regional ha arreciado contra el Colegio de Enfermería, en particular con la presidenta del gremio, Hania Salazar, quien, por convocar al personal de enfermería a registrar la situación apremiante de los diferentes centros sanitarios, ha sido amenazada con ser encausada por cometer delitos penales12.

  2. Noris Araujo C.I.: 5.493.519 (Presidenta del Colegio de Profesionales de Enfermería de Trujillo). Marisela Cegarra C.I.: 5.783.045 (Vice-presidenta), Dra. Maricela Briceño C.I.: 10.312.246 (Bibliotecaria); no cobran salario desde el 13-06-2020 Centro Hospital Trujillo Adscrito al Instituto Venezolano del Seguros Social (VSS), sin medidas y procedimientos administrativos, que establezca algún proceso sancionatorio, sino que esto refleja el abuso de autoridad para limitar la gestión gremial de los Junta Directiva de Colegio de Trujillo, el motivo es por exigencias laborales. Estas colegas reciben un oficio de fecha 02-09-2020, recibido 06-02-2020, solo extinguiendo un beneficio como el de la licencia gremial.

  3. Yesika Vidal (Presidenta del Colegio de Profesionales de Enfermería del Estado Aragua. Esta dirigente persistentemente realiza exigencias laborales cónsonas a la realidad hospitalaria, desde el 28 de abril 2020, es sometida a suspensión arbitraria de salarial, sin que intermedie notificación o procedimiento alguno. Actualmente sometida a proceso de destitución.

En este sentido, se solicita lo siguiente:

  1. Cese la violencia e intimidación en contra de los dirigentes gremiales de la enfermería.

  2. Se establezca una investigación para sancionar a los funcionarios públicos que participan en las violaciones de los derechos laborales y de libertad

QUINTO

Suministro de los servicios básicos (transportes y combustible)

Es de recordar que nuestro sector representa una prioridad. Micro socialmente es importante señalar que los profesionales residen lejos del centro de salud donde prestan su servicio, que pese que se han tomado medidas de apoyos de movilización, estos no garantizan la totalidad de los traslados de nuestros profesionales.

Por su parte, hacemos resonancia en demandar lo relacionado al suministro de combustible, es toda una calamidad, en ciertos estados no se garantiza, y recientemente se ha decretado ajuste del precio de la gasolina que pese estar subsidiada, nuestro ingreso no alcanza para el pago del mismo, y menos para sufragar pagar derivados para el transporte público, ya que lo poco que se recibe es para mínimamente comer. Por ello, se solicita:

  1. Que se garantice un sistema de transporte gratuito (rustas de salud) para todo el personal de salud.

12 El Nacional (2020) Denuncian que gobernador del régimen acosa a presidenta del Colegio de Enfermeras del Zulia. https://www.elnacional.com/venezuela/denuncian-que-gobernador-del-regimen-acosa-a-presidenta-del- colegio-de-enfermeras-del-zulia/

SEXTO

 

Incentivos salariales que contribuyan a la adquisición de productos básicos.

Se hace imperante que se asignen recursos adicionales ante esta situación social y de salud que atraviesa la enfermería, es así que nosotros nos apegamos a exigir mayores recursos económicos para nuestros representados, ya que a éstos se les hace difícil la adquisición de los productos de la canasta alimentaria por el alto costo que esta representa y el poco ingreso salarial que se percibe, notándose que la hiperinflación ha terminado de consumir la posibilidad de comprar lo mínimo para la cesta básica alimentaria.

Adicionalmente, queremos reclamar que para nosotros no ha existido durante estos meses de pandemia recurso adicionales que permitan mejoras, vemos como positivos, que en otros países les han otorgado incentivos a sus profesionales de la salud, y en el caso de Venezuela, ni un bolívar adicional ha asignado el gobierno para nuestro sector.

Es así, que se solicita:

  1. Que se otorgue un bono especial de pandemia de treinta dólares ($30) semanal, en su equivalente a bolívares, que incluya al personal activo y los jubilados.

Para finalizar, solicitamos que estas peticiones sean atendidas con carácter de urgencia, la situación precaria y de necesidad así lo amerita. En espera de una pronta y positiva respuesta, nos suscribimos de usted.

Suscrito, por los colegios profesionales:

Lcda. Ana R. Contreras Distrito Capital

MgSc. Maryori Díaz Estado Vargas

MgSc. Heriberto Delgado Acarigua

Lcda. Delia Suarez Amazonas

Lcdo. Kevin Villamizar Estado Mérida

Lcdo. Joel Graterol Estado Nueva Esparta

Lcda. Maria Nallyve Padilla Valle La Pascua

Lcda. Silvia Torrealba Estado Portuguesa

Lcdo. José Cerrada Miranda

Lcdo. Daniel Liscano Estado Táchira

Lcda. Zuleida Cuiba Estado Anzoátegui

Lcda. Maritza Moreno Caroní

Lcda. Dorka González La Victoria

Lcdo. Camilo Torres Bolívar

Lcda. Sulvia Torrealba Valera

Lcda. Yanny González Estado Barinas

Lcda. Yesika Vidal Estado Aragua

Lcda. Norka Otero Paraguana

Lcda. Elda Jiménez Estado Lara

PhD. Julio García Estado Carabobo

Lcda. Rubis Ramos Carúpano

Lcda. Milagros Coronado Cumaná

Lcda. Petra Malavé Estado Guárico

Lcda. Berquis Matute El Tigre

Lcdo. Carlos Mujica Pto. Cabello

Lcda. Hannia Salazar Estado Zulia

Lcda. Noris Araujo Estado Trujillo

Lcda. Heiza Arevalo Estado Falcón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *