Monseñor Salvador Montes de Oca: “Más grande que la injusticia” por el Padre Francesco Bortignon        

Lo que ellos piensan... Noticias

Este 6 de septiembre conmemoramos el Martirio y asunción a los cielos de Nuestro “Siervo de Dios” Monseñor Montes de Oca, Obispo de Valencia y Mártir de la Iglesia. Sin embargo, Beato Juan Bautista Scalabrini es conocido como “Padre de Los Migrantes” pero por su labor sabemos que Monseñor Montes de Oca puede considerarse como “Padre de los Desterrados”.

Monseñor Montes de Oca Siempre se dedicó a ayudar caritativamente a los Desterrados, los presos Políticos, los exilados y sus familias; practicando la “espiritualidad de Encarnación”, aprendida por su padre espiritual (Aguedo Felipe Alvarado – Obispo de Barquisimeto) quien a su vez había estudiado las ideas del Beato Juan Bautista Scalabrini y, además, tuvo contacto con su misionero, Padre Giacomo Annovazzi aquí en Venezuela.

Mientras Italia exportaba emigrantes que debían ser acompañados en el camino y en su lugar de destinos, Venezuela exportaba desterrados y presos políticos; particularmente necesitados de asistencia, junto con sus familias. Se trata de la misma necesidad de atención humanitaria, civil y espiritual tanto de migrantes como de desterrados. Monseñor Montes de Oca vivió la época del Dictador Juan Vicente Gómez, época difícil y tumultuosa en Venezuela.

De hecho, cuando Monseñor Montes de Oca fue desterrado a Trinidad y Tobago escribe:

“…mientras tanto pienso trabajar aquí con los católicos de lengua española (unos cuatro mil). Les diré misa, les predicaré, los confesaré, les haré la hora santa: seré el misionero de mis compatriotas en Trinidad, ya que no puedo serlo en Valencia”.

Espiritualidad de Encarnación, como el Beato Scalabrini: el Pastor inmediatamente siente la necesidad de migrantes y desterrados, gente de habla española en una tierra de habla inglesa, y se identifica como Misionero con sus connacionales.

En la Memoria de muchos valencianos, todavía persiste el recuerdo de como Monseñor Montes de Oca se preocupaba por la situación de los presos políticos y sus familiares. Hay testigos que cuentan de su especial atención para aquellas familias donde faltaba el padre por hallarse preso. Hasta el famoso escritor y poeta Andrés Eloy Blanco siempre expresó públicamente su agradecimiento a Monseñor Montes de Oca por su dedicación especial por los presos políticos, además de ser, junto con su familia, quien lo esperaba a la salida de la cárcel en Puerto Cabello.

Es la sensibilidad, la vocación de pastor cuyo propósito es “dar la vida” por las ovejas: no nos sorprende entonces que la causa de su martirio final será por haber dado hospitalidad a unos refugiados hebreos, durante la persecución nazista.

Leamos el testimonio del famoso escritor, quien fue preso político de la época, Andres Eloy Blanco, en su libro “El Corazón sin Miedo” y donde hace alusión directa a Monseñor Montes de Oca. La belleza de sus palabras y lo sentido del escrito merece que cerremos este escrito con estas palabras:

 

Cada Vez que aquel obispo iba a Puerto Cabello a celebrar la fiesta del mar, bendecía las olas. Pero su Bendición se tendía, lentamente, intencionadamente sobre el castillo donde estaban los presos políticos. Un día pidió que se le permitiera ir al mismo antro, para saludar a los cautivos. Se le negó la solicitud. Entonces multiplicó su preocupación por los perseguidos. Su casa era una de los que estaban perseguidos por la injusticia.

Salí del Castillo para ir al Confinamiento. Allí, en el zaguán de la casa de las Ravell, me esperaba mi familia. Al lado de mi madre, estaba el obispo. Había venido de Valencia para abrazarme.

Me dijo algo inolvidable:

-Ya estás libre del Castillo, pero no de tus compromisos con la Patria. No desmayes.

Los fusilaron los alemanes o los italianos de Alemania, porque protegía perseguidos. Porque hacía lo mismo que hizo en Valencia. El tenía que morir así. Allí está el error de los alemanes y de los italianos de Alemania: creer que el alma de los hombres se compra, se alquila o se aniquila. En Venezuela y en Italia Monseñor Montes de Oca era ¡más grande que la Injusticia!

 

 

Padre Francesco Bortignon                                                        Fernando Tirro

Misionero de San Carlos                                                 Movimiento Laico Scalabriniano

bortignonfrancesco@hotmail.com                                             mls_valencia@yahoo.com

 

“MIGRANTES: HOY COMO AYER”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *