El daño que hizo Capriles: por Gonzalo Martín

Lo que ellos piensan... Noticias

 

 

El jueves tres de septiembre de este año el panorama político opositor amaneció despechado; en las RRSS se podía ver la indignación y rabia por un lado, por otra decepción y tristeza, yo fui uno de ellos.

 

Un inusual silencio por parte del régimen en un asunto de su interés también llamó la atención.

 

El gran líder opositor Henrique Capriles había anunciado la intención de participar el 6D si se lograban cambiar algunas condiciones.

 

“Si hay una rendija, por allí me voy a meter” dijo, asegurando con esto que haría todo lo posible para evitar violencia e intentar rescatar al voto auténtico como herramienta política.

 

Para este momento, ya al valiente Diputado Juan Requesens le habían dado casa por cárcel apenas unos cinco días atrás. Capriles fue el primero en estar en su casa esperándolo.

 

El 31 de agosto, la dictadura otorga a un poco más de cincuenta presos políticos un indulto “presidencial”. Algunos políticos liberados del secuestro son importantes dirigentes de oposición. Pocos agradecieron a Capriles su participación en esto.

 

El viernes cuatro de septiembre, en una extrañísima jugada, el TSJ de la dictadura se arrepiente y echa para atrás la medida del robo del partido de Capriles, Primero Justicia, se lo quita a Brito (“opositor” de la mesita) y se lo devuelve a sus líderes originarios.

 

Obviamente, fue una semana agitada.

 

Resumo en orden secuencial, casa por cárcel a Requesens, indultan a más de 50 rehenes políticos, Capriles abre la posibilidad de participar el 6D y un par de días después devuelven PJ a sus dueños.

 

Por un corto tiempo, ya que todo ha pasado muy rápido, HCR mantuvo bajo perfil. Incluso cuando en Venezuela estuvo una comisión de la UE para el tema eleccionario.

 

Ayer, informó que no hay condiciones, o sea no hay rendija.

 

¿Cuál fue, entonces, el daño que le hizo HCR a la oposición? ¿La dividió? ¿Hubo realmente una fractura?

 

Respondamos esto con honestidad.

 

Hasta hoy, no sé mañana, el balance de lo que hizo Capriles es positivo para la oposición, quizás inmolarse es demasiado, pero si se la jugó y el resultado final no es malo, salvo para él mismo.

 

Allí les dejo eso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *