La falta de dotación: Convierte a los funcionarios policiales en carne de cañón

InfoCarabobo Noticias
Nuevamente  la fuerza policial en Carabobo se enluta  producto de la acción de la delincuencia organizada que actúa con absoluta impunidad y que muchas veces es auspiciada como política de Estado.
«En la noche de este lunes grupos armados de delincuentes en el sector Las Palmitas cegaron la vida de dos funcionarios policiales e hirieron a otros en una emboscada que sólo realiza un grupo fuertemente armado y que siente que el Estado perdió la autoridad y los medios para castigarlo».
Así lo dio a conocer el abogado Ronald  Almeida Landaez, coordinador del Centro para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y Ciudadanos (ProDerechos), quien se pronunció ante el penoso hecho acontecido al sur de Valencia.
«Desde ProDerechos hacemos un exhorto para que sean mejor dotados los cuerpos de seguridad. No se puede concebir que pierdan la vida en el cumplimiento de sus funciones venezolanos que son convertidos en carne de cañón al estar en desventaja en el denominado poder de fuego ante delincuentes mejor armados que los mismos cuerpos de seguridad».
Por otro lado refirió el profesional del derecho que es un secreto a voces la permisividad y hasta amparo con el que cuentan los delincuentes llamados pranes o colectivos que se esconden en la intención de represión parapolicial del Estado venezolano para delinquir con impunidad.
«Anteriormente los llamados pranes eran lideres negativos que controlaban exclusivamente los recintos penitenciarios. Hoy vemos que existen en el estado territorios dominados por pranes que someten a la población en general y que generan vínculos estatales».
«Así como desde ProDerechos repudiamos el abuso y desvío policial que sufren los ciudadanos honestos del país, hacemos un llamado a las autoridades nacionales, regionales y municipales para neutralizar a estas bandas organizadas y a hacer cesar cualquier vinculo de las mismas con los aparatos de poder».
Por último hizo un llamado a la ética y los valores de los integrantes de los organismos de seguridad.
 «Mientras mejor se desempeña un funcionario en el cumplimiento de su deber, más seguro estará en la calle al tener a una ciudadanía que lo cuida y no lo rechaza, que lo apoya y no le teme por las acciones desviadas que algunos funcionarios realizan en contra de la ciudadanía y que causan el efecto de perder la empatía y estima de los ciudadanos», acotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *