El Arte de la Política por : Giovanni Nani

Lo que ellos piensan... Noticias

Dentro de las Ciencias Sociales, es cierto que la política ha generado un amplio campo de estudio en los últimos años, desde las obras de Arendt, Sartori y por qué no, inclusive desde Maquiavelo.

Pero quiero dedicar estas líneas a la política como arte, como aquella que se va aprendiendo como quien se empeña en dominar un instrumento musical, así nos ha tocado a muchos. Es que la analogía de este aprendizaje para mi es idéntica ya que se obtienen resultados después de años de esfuerzo, horas dedicadas al oficio, al ensayo y al error.

Los que decidimos emprender este noviciado en la política, con la convicción que debemos y podemos ser parte del cambio para construir una mejor comunidad, un país potencia, lo hacemos sabiendo que comenzamos a transitar un camino que nunca termina ya que siempre faltará algo por hacer. Un sendero espinoso, empinado y que requiere mucha dedicación y esfuerzo, así como los que se dedican a escalar montañas, que es un deporte, pero al final no deja también de ser un arte.

La política como queramos asumirla, arte o ciencia, no puede estar separada de la ética; y cuánto necesitamos de ello hoy día para entender de una vez por todas que nuestros adversarios no podemos tratarlos como enemigos, que la intriga solo habla de quien la profesa; que la tolerancia y la solidaridad son la clave para dominar el ego que se infla como un globo en el fragor de las campañas, pero bien puede estallar en pleno vuelo.

A mis amigos en cargos públicos, en posiciones de mando, con los que guardo confianza siempre les digo que el poder es efímero pero la política permanente, que el tiempo pasa rápido y se desvanece como arena entre los dedos y al pasar los años, lo único valioso que se puede obtener de estos cargos son los amigos que se hicieron en el camino, ese será el verdadero tesoro, aquellos a quienes se les tendió la mano y que el péndulo de la vida quién sabe dónde los coloque más adelante. He allí parte del arte de la política.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *