Lecturas de una elección parlamentaria por Iván López Caudeiron

Lo que ellos piensan... Noticias

El pasado domingo 6 de Diciembre, quienes adversamos a este Gobierno, tuvimos una jornada muy importante en el objetivo de lograr cambios en la dinámica política del país. Muchas cosas ocurrieron ese día. Los análisis sobre ese día, han derivado en diversas opiniones; algunos lo critican, otros lo apoyan. El debate se abrió, y sobre todo el día a día de todo lo que ha ocurrido desde entonces, permite unas líneas para comentar: “Lecturas de una ELECCIÓN Parlamentaria”. Aquí vamos.

La abstención y “Los Maromeros”

Que solo hayan votado un poco más de 5 millones de venezolanos, demuestra el poco impacto que al final tuvo esta elección parlamentaria. Yo no fui candidato, pero como Responsable Político de un partido nacional en Carabobo que sí participo, alenté en todo momento la activación ciudadana en ese proceso electoral. Los resultados fueron adversos para nuestra propuesta, que se aglutino en la Plataforma “Venezuela Unida”. Sin embargo, fuimos como fórmula, la 3era. más votada en el país, detrás de la del Gran Polo Patriótico y la Alianza Democrática (AD, Cambio y otros partidos). La verdad sea dicha: La Abstención fue la gran protagonista de esta elección. Nuevamente la ausencia del voto, otorga la posibilidad que “algunos maromeros, se auto-adjudiquen la posesión de esas muestras abstencionistas. Ellos, identificados sin ningún tipo de vergüenza, asumen el triunfo de la abstención. En verdad, son dignos de una consulta sicológica esos “maromeros”.

Hay que entender y aceptar algo: Si usted manda a abstenerse, y su adversario gana, así sea por 10 votos, esa victoria por pírrica que sea, es una victoria. Ese es un mensaje para todos quienes participen o no, y sobre todo para “Los Maromeros” y sus ligeras impresiones de siempre. Para decirlo más claro: No llores como abstencionista lo que supiste defender como elector. Así de simple.

Una pregunta y un PLAN común

Una pregunta se me viene a la mente siempre, y hoy la comento por aquí, en esta nueva entrega escrita de mis PARECERES; cómo es que una parte de la oposición, esa “aguerrida” oposición que llamó a abstenerse por ser el #6D, un evento fraudulento,  que hasta no ha demostrado el talante que se requiere para forzar al gobierno a que ceda y lograr condiciones equilibradas, para contarnos electoralmente, ¿Cómo puede esa oposición, considerar que tiene la fuerza política necesaria para lograr la renuncia de Maduro? Ustedes me dirán.

Por otro lado, resulta crucial que quienes fueron candidatos y apoyamos estas elecciones, debemos reunirnos en lo inmediato sin ver color de partidos, para definir un PLAN común de acción, para ir en UNIDAD a rescatar Municipios y Estados de Venezuela. Es ya, ahora, en lo inmediato, no después. Tiempo es lo que menos sobra. La  realidad, sino se sacude con planificación y coherencia en el accionar inmediato, terminará por desesperanzar al país totalmente. Despertar el ánimo de lucha y participación, parece ser el gran reto de quienes estamos inmersos en la política. Los deseos de cambios, debemos traducirlos en ACCIÓN Y PARTICIPACIÓN. Hay por delante muchos escenarios para hacernos protagonistas del cambio; el trabajo comienza desde ya.

¿Qué es lo que viene?

A pesar de lo demostrativo que es el hecho de que Maduro no cuenta con el respaldo mayoritario del país, no está claro el camino definitivo para la resolución de esta gran crisis de la nación. El venezolano común, en su mayoría, no está contento. Eso se siente en cualquier esquina o panadería de Venezuela. Sin embargo, las eventuales salidas o decisiones por tomar no parecieran ni fáciles ni expeditas. Diría mi abuela Senovia si estuviera viva: “lo que viene mijo, es bien movido, ¡agárrese bien!”. Por donde se mire, nada está claro en lo que viene. Qué vendrá: ¿Transición negociada? ¿Acuerdo nacional? ¿Salida Militar? ¿Elecciones adelantadas? ¿Elecciones Presidenciales para el 2024? La apuesta, (a mi manera de ver las cosas) debe ser al dialogo compartido, constructivo, con equilibrio, donde se den acuerdos en sana paz y generar un entendimiento razonable donde las partes cedan un poco o mucho, en pro de una salida oportuna y justa para todos, que si es posible, aunque parezca difícil.

Dios nos acompañe en todo este espinoso camino que nos tocó.

POST SCRIPTUM: Caerá mal en algunos lo que voy a decir, pero el balance de los que participamos no puede ser un rosario de quejas por los llamados de abstención o el ventajismo y vicios electorales. Ese era el contexto en el que participamos. La discusión debe estar CENTRADA, en que NO CONVENCIMOS a la ciudadanía. Así de simple. Desde ese “incómodo” pero hecho real, debemos partir para avanzar y acercarnos cada día más, a un cambio político en el país. Así lo veo.

Twitter / Instagram: @IvanLopezSD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *