ONU exhortó las autoridades de Trinidad y Tobago a paralizar las devoluciones de migrantes

El análisis de lo actual... Noticias

La Organización de Naciones Unidas (ONU) lamentó la muerte de más de una veintena de personas por el naufragio de una embarcación con migrantes venezolanos que se dirigía a Trinidad y Tobago y subrayó que tragedias como esta evidencian los “riesgos extremos” que asumen quienes intentan cruzar las fronteras de la región.

 

“Este trágico incidente es un recuerdo de los riesgos extremos que las personas refugiadas y migrantes de Venezuela toman al hacer viajes por mar u otros movimientos irregulares para cruzar fronteras”, dijo el representante para la crisis migratoria del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Eduardo Stein.

 

Stein hizo un llamado a través de un comunicado a “aunar esfuerzos para evitar que esto suceda de nuevo”, en la medida en que se trata del segundo naufragio registrado en 2020 en la costa venezolana y, en 2019, se estima que la desaparición de tres embarcaciones dejó al menos 80 muertos en la misma zona.

 

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que expresó sus condolencias, lamentó también la que es ya la tragedia con más víctimas en una zona en la que muchos ven una vía de escape a la precariedad de Venezuela. En el punto donde se hundió la última embarcación, tan solo hay 15 kilómetros de distancia con la costa trinitense.

 

Tanto Stein como la portavoz del Alto Comisionado, Marta Hurtado, han pedido esfuerzos “urgentes” para evitar que las mafias se aprovechen de la vulnerabilidad de los migrantes, al tiempo que se han mostrado partidarios de “reforzar las vías regulares para asegurar que las personas refugiadas y migrantes puedan tener acceso a seguridad sin arriesgar sus vidas”.

 

Hurtado ha pedido a las autoridades de Venezuela y Trinidad y Tobago que se coordinen para vigilar la zona y proteger la vida de los migrantes, al tiempo en que confía en que haya una investigación sobre el último naufragio. La Fiscalía venezolana informó el lunes de un primer detenido, supuestamente dueño de la embarcación.

 

La oficina de Derechos Humanos, que ya criticó en noviembre la deportación de 25 venezolanos desde Trinidad y Tobago –entre ellos 16 niños–, exhortó igualmente a paralizar cualquier tipo de devolución en caliente en el mar y las expulsiones colectivas.

 

La ONU estima que 5,4 millones de venezolanos han salido de su país, con un ritmo que se ha incrementado en las últimas semanas ha medida que se han ido relajando las restricciones aplicadas en la región para contener la pandemia de coronavirus. También han aumentado los cruces irregulares con el riesgo que ello conlleva para los migrantes.

 

 

Con información de diariolasamericas.com – Europa Press – Infoenlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *