Venezuela y su lucha por la libertad de prensa

El análisis de lo actual... Noticias
Foto: El Nacional
Foto: El Nacional

Venezuela se ha convertido en un dilema comunicacional informativo, desde hace 20 años distinto acontecimiento han empañada la libertad de prensa en la nación, desde cierres de canales de televisión, hasta prisión para periodistas por ejercer su labor.

Según Tineo Guía, Presidente del Colegio Nacional de Periodista (CNP) más de 944 violaciones al derecho de la libertad de expresión durante el año 2020, más 122 detenciones arbitrarias, en su mayoría de periodistas, trabajadores de la prensa e infociudadanos, el cierre vergonzoso de más de 165 emisoras de radio, 18 canales de televisión y 42 periódicos (hasta el 2019).

El periodista presentó estos datos el 30 de diciembre en conjunto con la Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas que preside un alerta nacional e internacional titulado “En Defensa de la Libertad de Expresión” contenido en 4 folios.

Entre los casos de mayor repercusión está el cierre en 2007 de la tradicional televisora Radio Caracas Televisión (RCTV) el cual, fue un golpe duro para los medios nacionales y la colectividad, durante la administración Hugo Chávez, aunado a eso también la radio de mucha tradición Radio Caracas Radio (RCR) fue apaga por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) años después.

Por esa razón poco a poco se ha ido generando polémica en el ejercicio del periodista ante las imposibilidades de la libertad de prensa y el miedo de cierre de un medio si la información afecta al Estado de gobierno.

VPI TV y panorama

El pasado viernes 8 de enero, ocho días de comenzar el nuevo año, en la red social twitter se hizo tendencia, una incursión de CONATEL en conjunto con el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) a las instalaciones de medio de comunicación digital VPI TV, ubicado en Los Dos Caminos, Caracas.

Los funcionarios también estuvieron en los estudios del canal en La Florida. En ambas mantuvieron retenidos a los trabajadores, quienes fueron interrogados sobre los procesos y funciones que llevaban a cabo en sus puestos de trabajo, antes de proceder a incautar todo tipo de equipos de ambas oficinas y el estudio de grabación.

El canal de transmisión por Internet lo denunció a través, de una nota de prensa y su cuenta de Twitter “Funcionarios del gobierno de Maduro están incautando equipos de transmisión, cámaras, computadoras entre otros implementos de trabajo, fundamentales para ejercer la labor periodística”, relataron.

El operativo se efectuó sin que las comisiones presentasen ninguna orden judicial por escrito, a pesar de que cometieron arbitrariedades como interrogar al personal, solicitar documentos e información operativa y administrativa, tales como claves de procesos de transmisión e incluso correos electrónicos.

La situación fue rechazada por VPI, que considera el acto como un “evidente hecho de censura que impide la continuidad de nuestras operaciones y el ejercicio de libertad de prensa en Venezuela”.

Esta operación por parte de la institución reguladora de los medios, no está contemplada, debido que el medio, es un canal de transmisión digital, a través de internet por lo que no tiene la jurisdicción.

Durante la operación los trabajadores del canal tuvieron que detener sus operaciones y la parrilla informativa.

Además el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) rechazó los acontecimientos realizados en la sede de VPI y resaltó que son más de cien trabajadores que se quedan sin empleo.

Pero al mismo tiempo y en otra región, se estaba realizando otra operación contra un medio de mucha tradición. El estado Zulia era la ubicación de este proceso, el diario Panorama, fundado en 1914 y estaba siendo visitado por el Seniat, para informarles de la suspensión del medio por cinco días

Los fiscales argumentaron que la suspensión de cinco días, se debía por el incumplimiento de los deberes tributario de la compañía.

El medio de comunicación acató la sanción y mantendrá cerrado el establecimiento hasta el próximo martes, 12 de enero. Sin embargo, apuntó que la medida, a pesar de paralizar la actividad económica, no respeta el derecho de informar, tal como lo estipula la legislación venezolana.
“No comprende el ejercicio del derecho y el deber de informar que atiene al ejercicio de un derecho fundamental protegido por la Constitución Nacional que no puede ser objeto de suspensión ni siquiera en los casos de excepción, en conformidad con el artículo 33 de la Constitución de Venezuela”, expuso el medio

Hay que destacar que el diario, sacó su última edición impresa en mayo 2019 titulada “hasta pronto”, debido a falta de materiales para continuar con la impresión, consecuencia de la crisis económica que atraviesa el país. “¡Hasta pronto, Maracaibo de nuestros desvelos. Nos veremos nuevamente Zulia de nuestro orgullo. Cuenta siempre con nosotros, Venezuela nuestra! ” reseña en el último párrafo de despedida del diario; desde ese momento se ha mantenido a través, de su plataforma digital.

Por otra lado el medio de comunicación digital Tal Cual, recibió un ciber ataque en su plataforma, que los dejo sin acceso a la página y sin poder actualizar por varias horas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *