MUSA una atracción artística submarina

La Movida Noticias Turismo

Los museos son parte de la cultura del mundo, cada uno reflejan una historia detrás, pintura, arte, imágenes que llenan las retinas de los espectadores, que emocionan y gratifican el ojo humano.

Alrededor del mundo se pueden contemplar museos llenos de historia y de renombre, como el Museo Metropolitano de Arte en New York, El Museo Reina Sofía, en Madrid, el Museo Británico de Londres y por supuesto el Museo de Louvre en París, Francia.

Pero en Quintana Roo, en el océano de Cancún, México, está ubicado el museo de arte más singular del mundo, su nombre El Museo Subacuático de Arte o MUSA, debido que está bajo el agua del Mar Caribe, entre la isla Mujeres y Punta Nizuc.

Fue fundado por el Dr Jaime González Cano en el año 2009 junto a Roberto Díaz Abraham, en ese año presidente de Asociados Náuticos de Cancún (ANC) y el artista británico Jason deCaires Taylor, artista principal en la historia del museo, con casi medio millar de esculturas figurativas de escala natural.

Para cuando González Cano fundó el museo, era entonces director del Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, su objetivo no sólo era artístico y turístico, sino también ambiental, para así, lograr que los turista visitarán el museo y reducir las visitas a los corales, debido que, alrededor de medio millón de turistas iban a visitarlos.

Inauguración del museo y efecto ambientales

En el año 2010 fue inaugurado oficialmente, durante la celebración del COP 16. En la actualidad Musa es una de las mayores y más ambiciosas atracciones submarinas del mundo. A partir del año 2013 salió el artista inglés Jason deCaires Taylor de Musa, por el retiro de apoyos económicos por parte del Gobierno Federal. Ésta fue la primera crisis del museo, ya que además, el museo dejó de contar con la bodega taller en Puerto Morelos. Con una media de 400,000 visitantes cada año, ha contribuido con más de 36 millones de dólares anuales al turismo de la localidad de Cancún.

La organización MUSA, es hoy por una institución sin fines de lucro, que ayuda a crecer el turismo en México, y también contribuye con el medio ambiente, además es uno de los sitios más visitados por las personas que llegan a vacacionar.

Revista Nomada

La razón por la que llama la atención de los turistas es por las inquietantes obras, que se pueden catalogar como una combinación entre la naturaleza, por la fauna marina que hace vida y se combinan con las piezas de arte.

El museo submarino sigue favoreciendo la colonización de la vida marina, al tiempo que aumenta la biomasa a gran escala y alivia la presión ejercida sobre los arrecifes naturales del Parque Nacional Marino, ofreciendo a los turistas un lugar alternativo para visitar dentro de la misma área natural protegida.

El museo se divide en tres galerías denominadas Salón Manchones, Salón Nizuc y Salón Punta Sam. El primero está ubicado a ocho metros de profundidad, adecuado tanto para buceadores como para nadadores, el segundo, situado a cuatro metros de profundidad, sólo es apto para snorkel, así como el tercero.

Las esculturas ocupan una superficie de 420 metros cuadrados de sustrato estéril y alcanzan un peso de más de 200 toneladas, siendo conceptualizadas ecológicamente desde todos sus ámbitos con el fin de promover la vida coralina, los materiales con que se realizan, la implantación de estas mismas en el fondo del mar y el modo en que se invita a los visitantes a recorrer el museo.

Foto: Revista Nomada

MUSA ha contado con un grupo especializado de biólogos marinos para examinar los materiales ecológicos que promovieran activamente el crecimiento del coral: según los estudios realizados por expertos Oceanográficos, los materiales utilizados tienen un 10 a un 15% de los elementos necesarios para que el arrecife se regeneren de forma natural.

Artista que también tienen piezas

Pero otros artistas mexicanos han aportado en la realización de obras para el museo, entre ellos la artista Karen Salinas cuenta con 3 obras tiuladas “Sea Scapes”, el artista Rodrigo Quiñones con 5 estructuras denominadas “Biomapa”, del actual presidente y fundador del museo, Roberto Díaz, se muestra en el salón Nizuc una escultura titulada “La Musa del Océano” y, por último, del artista Salvador Quiroz se exhibe una obra denominada “Bacab”, que describe como una tortuga contemporánea.

Durante 2015, se incorporaron varias obras del artista plástico Cubano Elier Amado Gil en el salón Nizuc, Entendimiento, Umbral, Sin nombre, y Rompehielos. Roberto Díaz introdujo su segunda escultura llamada Diego, por ser este personaje su primer nieto.

El Salón Punta Sam, se inauguró con seis manos gigantes en forma de Bendiciones, un círculo de Cancún para el Mundo. Obra de Elier Amado Gil.

Asimismo, el museo colocó tres nuevas piezas llamadas Vestigios, también del artista Cubano, Elier Amado Gil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *