Las enfermedades del sistema nervioso pueden afectar el desarrollo músculo esquelético del bebé

Dosis de Bienestar Noticias

Durante mucho tiempo, las botas ortopédicas fueron la solución recurrente en el tratamiento de diversos problemas en las extremidades inferiores, principalmente los pies; de allí que la causa del mayor número de consultas al ortopedista sea el pie plano.

Al respecto, el doctor Jorge Favrin, especialista en Ortopedia Infantil , señala que los estudios médicos y numerosos avances permiten afirmar que,  “afortunadamente ya no se utilizan, están proscritos en todo el mundo los aditamentos ortopédicos como zapatos, twister (mangueras en las piernas), porque nos dimos cuenta que no ayudan; por el contrario, sólo sirven para que al niño le hagan bullying. No hay ningún tipo de corrección en el pie con ese tipo de calzado”.

Cuándo buscar al ortopedista infantil

El especialista explica que, en el crecimiento de un niño, se pueden encontrar  angulaciones normales, durante el desarrollo de miembros inferiores, que en épocas anteriores se pensaba eran patológicas, por lo que se indicaba erróneamente el uso de calzado ortopédico.

Adicionalmente existen patologías congénitas, genéticas, o adquiridas, postraumáticas o infecciosas. “Cualquier  patología en el crecimiento músculo esquelético de un niño va a involucrar al ortopedista; así como las patologías neuro-ortopédicas, que son enfermedades del sistema nervioso expresadas a nivel músculo esquelético. Por ello, la ortopedia es muy amplia.”

Desde horas de nacido, el ortopedista puede estar al lado del bebé que requiere tratamiento; no obstante, Favrin señala que uno de sus grandes aliados es el pediatra. “Él se dará cuenta si hay un retardo psicomotriz,  si las piernitas están muy rígidas o flácidas; si hay problemas con la cadera, e  incluso puede detectar alguna deformidad de la columna. Lamentablemente en el país, la ortopedia infantil no es un capítulo de estudio en pediatría, y por ello, nos apoyamos en los pediatras; pues ellos son nuestros ojos al controlar el desarrollo del niño, detectando aquellas patologías musculo esqueléticas que se pueden ver desde muy pequeños.”

Patologías recurrentes en la ortopedia infantil

Los estudios más frecuentes que suelen utilizar los ortopedistas para un diagnóstico musculo esquelético son: el examen físico, análisis de marcha, los rayos X, la resonancia, ecografía y  tomografía.

Entre las patologías más frecuentes dentro de la ortopedia infantil, según advierte el doctor Favrin, además del pie plano, figura la displasia de la cadera, la cual provoca la falta de estabilidad en la articulación.  También son constantes los casos de bebés con  pie equino varo, es decir, el pie angulado.

Favrin destaca que las madres también suelen llevar al especialista cuando el bebé presenta disfunciones motoras, como por ejemplo: es hipotónico (aguadito, flojito) o hipertónico (rígido, durito); igualmente cuando presentan alteraciones angulares como genu valgo (pegar las rodillas) o genu varo (arqueadas como vaquero).

Tratamientos ortopédicos infantiles

En la actualidad, los tratamientos que se aplican van desde intervenciones quirúrgicas a terapias físicas. Los tiempos de recuperación dependen del proceso de rehabilitación del paciente.

“El tiempo de tratamiento depende de la patología. Por ejemplo, el pie equino varo tiene  primero unas 3 o 4 semanas  de tratamiento con yeso mediante el método Pontesi, procedimiento habitual para tratar esta condición en recién nacidos. Implica la manipulación manual del pie, el uso de yeso y aparatos de corrección, para prevenir su recurrencia, sin una reconstrucción quirúrgica mayor. Luego viene el procedimiento quirúrgico, seguido de 4 semanas de tratamiento, y posteriormente la rehabilitación”

Señala el especialista que, cuando los problemas se detectan en un paciente de más edad, el tratamiento suele ser quirúrgico, siempre apoyado por la fisioterapia, y los tiempos pueden verse incluso prolongados por el tipo de patología.

 

Con información de consultor2comstatrowland@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *