Una mujer cuya sabiduría podría literalmente salvar el mundo: Isabel Paterson

Lo que ellos piensan... Noticias

El Mes de la Historia de la Mujer celebra a muchas personas que han hecho contribuciones increíbles. Pero nunca he visto que se haya honrado a una mujer que «podría literalmente salvar el mundo» por su forma de hacer avanzar la libertad durante su vida. Es hora de rectificar esa omisión y reconocer a Isabel Paterson.

 

Su contribución más notable llegó en 1943, cuando, según David T. Beito, «los defensores del libre mercado estaban asediados y en declive». Pero entonces, las «tres furias» del libertarismo, como las llamó William F. Buckley Jr., «ayudaron a construir los cimientos del movimiento libertario moderno». Isabel Paterson publicó El dios de la máquina, Ayn Rand publicó El manantial y Rose Wilder Lane publicó El descubrimiento de la libertad. Pero «[de] los tres, El dios de la máquina fue la discusión más explícita y sofisticada sobre los mercados libres, las estructuras constitucionales y las falacias del intervencionismo». De hecho, una carta de Ayn Rand decía que «podría literalmente salvar el mundo».

 

Ron Paul dio un ejemplo de la influencia de Paterson en End the Fed cuando escribió: «Habiendo leído a Isabel Paterson, no sólo quedé influenciado, sino convencido de que una filosofía que abrazara la libertad personal, la propiedad privada y el dinero sano era la única filosofía política que valía la pena defender.» Así que no es de extrañar que, entre sus elogios, Paul A. Cantor llamara a Paterson «una de las grandes defensoras de la libertad en el siglo XX» y su biógrafo, Stephen D. Cox, la calificara como la «primera progenitora del libertarismo tal y como lo conocemos hoy». Jim Powell considera que El dios de la máquina de Paterson «aseguró su inmortalidad en los anuarios de la libertad».

 

Todos esos avales dejan claro que la sabiduría de El dios de la máquina también es importante hoy en día, porque la libertad sigue teniendo demasiados defensores, entre una multitud de atacantes:

 

Si todo el mundo fuera invariablemente honesto, capaz, sabio y bondadoso, no habría ocasión para el gobierno. Todo el mundo entendería fácilmente lo que es deseable y lo que es posible en determinadas circunstancias, todos coincidirían en los mejores medios para lograr su propósito y para participar equitativamente en los beneficios resultantes, y actuarían sin coacción ni incumplimiento.

Dado que los seres humanos a veces mienten, eluden, rompen sus promesas, no mejoran sus facultades, actúan imprudentemente, se apoderan por la violencia de los bienes de los demás, e incluso se matan unos a otros por la ira o la codicia, el gobierno podría definirse como la organización policial. En ese caso, debe ser descrito como un mal necesario. No tendría existencia como entidad separada, ni autoridad intrínseca; no podría estar justamente facultado para actuar, excepto cuando los individuos infringen los derechos de los demás, cuando debería aplicar las sanciones prescritas. En general, se situaría en la relación de un testigo del contrato, manteniendo una multa para las partes. Como tal, la menor medida practicable de gobierno debe ser la mejor. Todo lo que vaya más allá del mínimo debe ser una opresión.

El poder de hacer cosas por la gente es también el poder de hacer cosas a la gente.

La política consiste en el poder de prohibir, obstruir y expropiar… siempre tiende a invadir el campo primario de la libertad, de tal manera que el productor puede verse obligado a obtener un permiso antes de poder ponerse a trabajar. Cuando se requiere el permiso, o la expropiación es posible, se puede extorsionar una contraprestación.

El gobierno no puede «restaurar la competencia» ni «garantizarla». El gobierno es un monopolio; y todo lo que puede hacer es imponer restricciones que pueden desembocar en un monopolio, cuando llegan a exigir el permiso para que el individuo se dedique a la producción. Esta es la esencia de la sociedad de estatus.

Ninguna ley puede dar poder a los particulares; toda ley transfiere el poder de los particulares al gobierno.

La pobreza puede ser provocada por la ley; no puede ser prohibida por la ley.

Ahora bien, el único remedio para el abuso del poder político es limitarlo; pero cuando la política corrompe los negocios, los reformistas modernos exigen invariablemente la ampliación del poder político.

La menor medida de gobierno posible debe ser la mejor. Cualquier cosa más allá del mínimo debe ser una opresión.

Los hombres nacen libres … ya que comienzan sin gobierno, por lo tanto deben instituir el gobierno por acuerdo voluntario, y por lo tanto el gobierno debe ser su agente, no su superior … el individuo tiene el derecho precedente.

En la razón, si un hombre no tiene derecho a mandar a todos los demás hombres -el expediente del despotismo-, tampoco tiene derecho a mandar ni siquiera a un solo hombre; ni tampoco tienen diez hombres, o un millón, derecho a mandar ni siquiera a un solo hombre, pues diez veces nada es nada, y un millón de veces nada es nada.

Cada vez que las finanzas son atacadas a través de la autoridad política, es una señal infalible de que la autoridad política ya está ejerciendo demasiado poder sobre la vida económica de la nación a través de la manipulación de las finanzas, ya sea mediante impuestos exorbitantes, gastos incontrolados, préstamos ilimitados o depreciación de la moneda.

Todo sistema educativo controlado políticamente inculcará la doctrina de la supremacía del Estado tarde o temprano…. Una vez aceptada esa doctrina, se convierte en una tarea casi sobrehumana romper el dominio del poder político sobre la vida del ciudadano. Este ha tenido su cuerpo, su propiedad y su mente en sus garras desde la infancia. Un pulpo soltaría antes a su presa.

La educación bajo el poder político … una vez que ha obtenido el control total … dirige la energía humana hacia los canales políticos sin salida.

Como ocurre ahora, [la gente] incluso olvidará los grandes principios que ha aplicado y de los que depende su bienestar.

Si se prometiera que desde la hora de su nacimiento ningún hombre volvería a estar en su piel desnuda, ¿quién va a producir la ropa? ¿quién va a tener un poder tan absoluto sobre cada persona? La única condición en la que nadie puede experimentar la pobreza, la necesidad o el miedo, es la del rigor mortis.

Si se denuncian los beneficios, hay que suponer que correr con pérdidas es admirable. Por el contrario, eso es lo que requiere justificación. El beneficio se justifica por sí mismo.

Si a un hombre se le pagara por recoger guijarros en la playa y arrojarlos al océano, sería lo mismo que si tuviera un «trabajo gubernamental», o estuviera en el paro; los productores tienen que suministrar su subsistencia sin ningún retorno.

Al argumentar contra el capitalismo de libre empresa, el colectivista siempre adopta el falso supuesto de un número fijo de puestos de trabajo en ese sistema. A la inversa, al argumentar a favor del colectivismo, siempre asume que habrá tantos puestos de trabajo como trabajadores haya. El gobierno creará los puestos de trabajo.

¿Por qué la filosofía humanitaria de la Europa del siglo XVIII provocó el Reinado del Terror? … se desprende de la premisa original, el objetivo y los medios propuestos. El objetivo es hacer el bien a los demás como justificación primaria de la existencia; el medio es el poder de la colectividad; y la premisa es que el «bien» es colectivo.

Las mayores plagas son las personas que utilizan el altruismo como coartada. Lo que desean apasionadamente es hacerse importantes.

El humanitario en teoría es el terrorista en acción.

La mayor parte del daño en el mundo lo hacen las personas buenas, y no por accidente, lapsus u omisión. Es el resultado de sus acciones deliberadas, largamente perseveradas, que consideran motivadas por altos ideales hacia fines virtuosos.

Isabel Paterson escribió muchas cosas que la gente no quería oír. Pero tanto si esas cosas implicaban quimeras de imaginar la escasez fuera de la existencia, de un gobierno invocable como presunta panacea universal, con poderes mágicos sobre las finanzas, en lugar de una amenaza omnipresente para la libertad, o cualquier otro delirio, las posibilidades de cooperación social se amplían pensando con más precisión. Como ella dijo: «En los asuntos humanos, todo lo que perdura es lo que los hombres piensan». Y ella hizo una contribución central a nuestra capacidad de pensar que puede perdurar si le hacemos caso. Quizá por eso Ayn Rand pensó que El dios de la máquina podría «salvar el mundo». Pero esa esperanza de mejora también pone de manifiesto la alternativa: el riesgo de seguir degradando nuestro pensamiento en lugar de elevarlo. E Isabel Paterson nos dejó también una advertencia apropiada sobre eso:

 

Quien tiene la suerte de ser ciudadano americano ha recibido la mayor herencia que el hombre ha disfrutado jamás. Ha tenido el beneficio de todos los esfuerzos heroicos e intelectuales que los hombres han hecho durante muchos miles de años, realizados por fin. Si ahora los americanos dieran marcha atrás y se sometieran de nuevo a la esclavitud, sería una traición tan vil que la raza humana podría perecer.

 

Por  Gary Galles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *