No puede ser peor el remedio que la enfermedad: por Rafael “Negro” Blanco

Lo que ellos piensan... Noticias
Observando las kilométricas colas de gandolas que se forman a orillas de la autopista se me ocurrió llamar a uno de los varios amigos productores que aun tengo en Calabozo, estado Guárico, y de una me dijo: “un desastre, hermano, estamos a punto de comenzar la siembra de maíz y 75% de los productores estamos parados, esperando a ver que resuelve el gobierno con la escasez de gasoil, imagínate, no se ha comprado ni semilla, ni fertilizantes, ni nada. Por decirte algo, una gandola podía cobrar hasta quinientos dólares por un flete, ahora pueden pedirte hasta mil con el cuento de los pleitos en las bombas, donde para cargar te pueden cobrar hasta 100 dólares de entrada.”
En días recientes, circuló en las redes sociales un video de los agricultores de los Valles de Quíbor, estado Lara, en el que denunciaban que ahora deben llevar los tractores a las bombas surtidoras por apenas 50 litros de gasoil cada dieciocho días, o en su defecto  tienen que ir a bachaquear en el mercado negro donde un tambor de doscientos litros de gasoil te lo pueden vender entre 20 y 40 dólares, lo significa en la práctica condenarlos al fracaso y al hambre, un fracaso que repercute no sólo en ellos sino en las despensas de los venezolanos cuando lo que se cosechaba no llegue a nuestros anaqueles vacíos.
Vistas así las cosas, estamos frente a lo que parece un nuevo desastre controlado por parte del gobierno del Sr. Nicolas Maduro, quien por las razones que sean no ejecuta las decisiones pertinentes para resolver tal calamidad pública.
Es necesario recordar, que al principio del año pasado algo parecido ocurrió con la gasolina y las bombas se quedaron secas, el gobierno lo resolvió importandola  desde Irán, ¿ Entonces, por qué ahora no hacen lo mismo con el gasoil?
Pues muy fácil, tal parece que tienen la pretensión de elevar la crisis del gasoil al máximo, aún a costa de que se pierda la venidera cosecha agricola al dejar a los productores sin el combustible con el único propósito de  resaltar la incidencia de las “sanciones económicas” en la producción agrícola.
El año pasado, antes de la pandemia, nuestro país consumía entre 60 y 65 mil barriles diarios de gasoil, de los que más de la mitad eran importados, pero cuando el llamado gobierno legítimo gestionó y obtuvo del gobierno americano el cese de las permutas de combustible por petróleo y el presidente Trump advirtió a las petroleras italianas, indias y españolas del cese de tales actividades comerciales, se generó la escasez que hoy nos afecta.
Esta situación afectó no sólo a los agricultores, sino también a la generación de electricidad en grandes partes del territorio nacional, también afectó el suministro de agua en grandes zonas del país además de repecutir en el sistema de salud al dejar a hospitales y clínicas sin el combustible que precisan en sus momentos críticos para operar las plantas eléctricas que poseen como alternativa a las constantes fallas en el sistema eléctrico nacional. Igual repercute en la industria del turismo y del sector hotelero al no poder operar las plantas eléctricas que le son propias, y cesan la compra de suministros y la prestación de servicios a sus clientes. Esta crisis pulveriza aún más el bolsillo del ciudadano común ya que impacta el costo del pasaje del transporte urbano e interurbano que se moviliza en su mayoría por gasoil.
Ojo, que nadie se llame al engaño, aquí no le quitamos carga ni responsabilidad al Sr. Nicolás Maduro o a su gobierno, ni a sus gobernadores, ni a su politica del Socialismo del Siglo XXI. Ellos son los únicos y exclusivos responsables de este gran desastre nacional, de eso que no quepa duda alguna. Pero caramba, queremos advertir a nuestros queridos amigos del llamado gobierno legítimo que definitivamente no puede ser peor el remedio que la enfermedad.
Por eso, desde Unión y Progreso Carabobo, sumamos nuestra voz a la de Monseñor Mario Moronta quien emplazó a los políticos a que cesen los enfrentamientos para dar paso a la búsqueda conjunta de soluciones a la crisis que enfrentamos.
Es urgente reconstruir la unidad y la solidaridad entre los venezolanos para edificar los puentes necesarios que nos ayuden a atravesar la crisis y llegar a terrenos seguros de paz y  democracia.
Instagram: @rafaelnegroblanco

Twitter: @rnegroblanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *