Estudio científico: vacunas contra la COVID pueden provocar trombos

caleidoscopio 360 La Movida Noticias

Los coágulos sanguíneos mortales relacionados con las vacunas contra la COVID-19 de AstraZeneca y Johnson&Johnson han suscitado gran preocupación, pero un grupo de científicos de Alemania afirma haber descifrado por qué ocurre esto.Información de Euronews.

 

Los investigadores sugieren que las vacunas que introducen en el cuerpo vectores de adenovirus -los virus fríos que se utilizan para insertar la proteína de la espiga de la COVID-19 en el núcleo de la célula- pueden, en algunas personas, hacer que trozos de las proteínas del coronavirus entren en el núcleo y se rompan.

 

Los fragmentos salen entonces al torrente sanguíneo y pueden provocar la coagulación. Los coágulos en la sangre pueden entonces convertirse en algo serio si se acercan a los órganos vitales.

 

 

Los científicos escribieron en un estudio previo a la impresión, que no ha sido sometido a revisión por pares, que la vacuna se administra en el núcleo de la célula y no en el líquido que la rodea y que actúa como fábrica de proteínas.

 

“El ciclo de vida del adenovirus incluye la infección de las células (…) la entrada del ADN adenoviral en el núcleo y, posteriormente, la transcripción de genes por parte de la maquinaria de transcripción del huésped”, señalan los investigadores.

 

“Y precisamente aquí radica el problema: el trozo de ADN viral no está optimizado para ser transcrito dentro del núcleo”.

 

Las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna son vacunas de ARNm que no utilizan este sistema y no se han registrado casos de coágulos de sangre con estas dosis.

 

 

Sin embargo, los científicos afirman que los fabricantes de vacunas pueden eliminar los riesgos.

 

El profesor Rolf Marschalek, catedrático de la Universidad Goethe de Fráncfort, que participó en el estudio, declaró al Financial Times que las vacunas se pueden rediseñar. También dijo al periódico que Johnson&Johnson está en contacto con él.

 

¿Por qué las vacunas afectan a los más jóvenes?

El estudio sugiere que las personas mayores utilizan medicamentos que diluyen la sangre con más frecuencia, o incluso a diario, lo que podría disminuir el riesgo de coágulos.

 

Los investigadores también sugirieron que los sistemas inmunitarios de las personas mayores muestran más senescencia inmunitaria -la disminución progresiva de la función inmunitaria con el aumento de la edad-, lo que significa que los jóvenes muestran reacciones inmunitarias más fuertes que las personas mayores, y las mujeres incluso más fuertes que los hombres.

Una trabajadora sanitaria prepara una dosis de la vacuna AstraZeneca/Oxford en un centro de vacunación contra el coronavirus en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid.GABRIEL

“Todo ello implicaría una mayor incidencia en las mujeres jóvenes en comparación con los hombres o las personas mayores”, señala el estudio.

 

Las vacunas de Oxford-AstraZeneca y Johnson&Johnson, en particular, se han relacionado con casos poco frecuentes de trastornos mortales de la coagulación de la sangre, especialmente en mujeres menores de 60 años.

 

¿Cuáles son las normas sobre vacunas en Europa?

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) dijo en abril que existía una “posible relación” entre la vacuna de AstraZeneca y “casos muy raros de coágulos sanguíneos inusuales con plaquetas bajas”.

 

La agencia dijo que había recibido informes de 169 casos de este raro coágulo cerebral a principios de abril, después de que se hubieran administrado 34 millones de dosis en el Espacio Económico Europeo (EEE).

 

Pero la EMA subraya que los beneficios de vacunarse contra la COVID-19 superan los riesgos de desarrollar coágulos sanguíneos.

 

Mientras tanto, el Reino Unido ha notificado 309 coágulos y 56 muertes de los 33 millones de vacunas administradas con AstraZeneca. Y la vacuna de Johnson&Johnson se ha relacionado con 28 casos de coágulos en Estados Unidos.

 

Como consecuencia, algunos países europeos suspendieron temporalmente estas vacunas, pero ahora han establecido límites de edad. Sin embargo, no han llegado a un consenso sobre un enfoque común para administrarlas.

 

En Italia se recomienda administrar la vacuna de AstraZeneca a los mayores de 60 años, en Francia a los mayores de 55 y en el Reino Unido se desaconseja a los menores de 30 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *