Crónica de unos guerreros: Por José Gregorio Nieves

Lo que ellos piensan... Noticias

 

Este último mes ha sido para el olvido en la órbita de la selección de fútbol venezolana, con dificultades en temas de salud, por los positivos de Covid-19, aunado a las lesiones que se habían sumado, pero si eso era malo, no se imaginan esa última noticia del pasado sábado, esa lesión de Yangel Herrera que lo dejaría fuera del partido ante Ecuador y la Copa América, específicamente.

La vinotinto llegó al partido con un punto, tras igualar sin goles frente a una amenazante Colombia, dirigida por Reinaldo Rueda, sin embargo lograron sacar la garra y, a pesar de una que otra pifia en el fondo, los defensores y mediocampista cumplieron, con un buen repliegue táctico a la hora defender y una gran actuación de Wilker Faríñez, que se volvió un gigante bajo los tres palos.

Pero los dirigidos por el portugués José Peseiro, tenían un importante reto ante una Ecuador que ha iniciado un proceso muy interesante llena de resultados positivos, a pesar de haber comenzado con mal pie ante los “Cafeteros”, en el certamen. Gustavo Alfaro ha logrado compactar una selección que tenía rato sin dar señales de buen fútbol, después que pasarán Gustavo Quinteros y Jordan Cruyff, acompañados con  una camada nueva de jugadores.

Ambos conjuntos necesitaban resultados positivos para mantener la esperanza viva de clasificación, Ecuador tenía que buscar ganar y Venezuela un empate lo mantenían en la lucha, un resultado posible debido a las bajas conocidas que sublevan  por momentos a la Vinotinto.

Los de Peseiro incluyeron a José “Sema” Velásquez, en la defensa (que venía de una temporada importante con el Arouca de la segunda división de Portugal, al punto de que fue clave para el ascenso a primera) por Francisco La Mantía, y Edson Castillo, el mediocampista del Caracas FC, por Bernaldo Manzano.

La Vinotinto logró ser más ofensiva, con las constantes subidas de José “Brujo” Martínez y Cristian Cassares Jr, como los centrocampistas más sueltos, a pesar de ser más de corte defensivo, el “Brujo” tuvo empuje y con potencia y velocidad logró meter en peligro a la “Tricolor”, mientras que Casseres, tomó una labor más de constructor y elaborador de juego, al igual que Junior Moreno, que tuvo la resposabilidad de subir al arco rival mucho más seguido. Las ocasiones llegaron, pero no lograron embocarlas, algo que si supe hacer Ecuador al minuto 39″ por intermedio de Angelo Preciado.

Sin embargo la Vinotinto no renunció a su juego de ataque y en el segundo tiempo, otra acostumbrada subida del “Brujo” Martínez por la banda derecha culminaría con un centro al área chica, para que Edson Castillo, al 51″  colocara el 1-1 en la pizarra.

Venezuela creció en fútbol y convicción y volvió a tomar la batuta de la orquesta, en el escenario del Nilton Santos, de Rio de Janeiro, Peseiro realizó los cambios, le dio paso a Sergio Córdova por Fernando Aristiguieta, pero Ecuador volvería tomar la delantera después de una corrida desde propia cancha de Gonzalo Plata que agarraría mal parada a  Venezuela luego de un tiro de esquina, que no fue muy bien cobrado por Casseres.

Con el 1-2, se nublaba el futuro Vinotinto, que cada vez se teñía  más de negro, el entrenador portugués dio ingreso a Jan Hurtado Richard Celis, Ronald Hernández  y Manzano, para intentar igualar nuevamente el marcador, pero  en el momento menos esperado y con un partido lleno de polémicas por malas  desiciones arbitrales de Roberto Tobar, en el 91″  durante el epílogo del partido, un cambio de frente hacia el área de Castillo, para Hernández terminaría en grito sagrado para beneplácito de las más de 30 millones de almas que apoyaban desde el país que vio nacer al único hombre con título de  Libertador, Simón Bolívar.

De esa forma los dirigidos por Peseiro, con todas las dificultades que existían, se sobrepusieron y con rebeldía, como la historia de la independencia venezolano, en el campo de Carabobo, hace 200 años por un mes de junio, la Vinotinto consiguió un punto de oro.

Su próxima gran batalla se gestera el domingo, en la capital administrativa del país amazónico, su rival será la

criticada selección peruana, que consiguió una victoria 1-2 frente a Colombia y escaló hasta el tercer puesto con tres puntos.

La vinotinto tendrá que buscar la victoria para tratar de clasificar sin percances a la siguiente ronda y el estadio Nacional de Brasilia, será el coliseo destinado, para que veintidós gladiadores definan el futuro de sus banderas en la Copa América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *