La izquierda entusiasta por Fernando Claro

Lo que ellos piensan... Noticias

Después del latero debate derechista y solo con Briones mostrando ideas serias, había expectativas en el debate de la izquierda entusiasta. Jadue decepcionó al controlarse en sus formas, pero igual destacó: mostró toda su barbarie comunista. JAK proponiendo eliminar el AUC parece un chiste de regresión civilizatoria al lado de las ideas de Jadue: dice que le quitará la concesión a los medios que no entreguen información “objetiva y pluralista”. Una destrucción total de la libertad de prensa. Idéntico al cierre de Radio Caracas Televisión por Chávez en 2007, un canal “enemigo del pueblo”. Así se parte, y Jadue ni se inmuta: si no le parece la línea editorial, se cierra nomás.

Dijo después que “aún no era presidente como para pronunciarse” sobre lo que pasa en Venezuela. En calidad de qué va al debate digo yo. Y qué decir de sus camaradas en el parlamento —incluidas las diputadas Vallejo y Cariola, las supuestas “comunistas modernas”—, que acaban de negarse a condenar lo que hace Ortega en Nicaragua: meter presos a todos sus opositores y destruir todas las libertades humanas básicas. Boric en esto se diferenció, aunque después apoyó las tomas no-desalojables de Jadue, incentivo irremediable para el caos civil y barbarie total. Propuso unas especies de “desalojos consensuados”. Interesante, podría aprovechar alguien partir altiro probando esas tomas allá en Magallanes.

“Boric apoyó las tomas no-desalojables de Jadue, incentivo irremediable para el caos civil y barbarie total. Propuso unas especies de “desalojos consensuados”. Interesante, alguien podría aprovechar de partir altiro probando esas tomas allá en Magallanes”

El nivel de demagogia de todas las propuestas es penoso. Justificando su intervención de medios, Jadue confunde —de adrede me imagino— propiedad con giro único. Culpa —al igual que Boric—, de las míseras pensiones a las AFP, cuando saben que los culpables son ellos, los políticos. Su asesor económico propone políticas delirantes sobre impuestos y endeudamiento argumentando que “Chile tiene una reputación fantástica” afuera. Claro, obvio, una reputación ganada después de treinta años “fantásticos” sin gobiernos ni políticas inflacionarias ni despilfarradoras como la que propone ahora.

Lo mismo con el Banco Central: quiere “agregarle funciones” —como si el empleo no estuviese implícito en su mandato— y aumentar una supuestamente inexistente coordinación entre Hacienda y el Banco Central. De hecho, Jadue, en otra entrevista, y al respecto de esto último, citó la subida de tasas durante la crisis asiática. Pero eso no tuvo nada que ver con descoordinaciones, sino que justamente con que el Banco Central tenía “otro objetivo”: cuidar el nivel del dólar y no solo del nivel de precios. Todo esto se basa en realidades distorsionadas y en demagogia científica, como cuando Giorgio Jackson dijo que “no hay ninguna evidencia que muestre que la vacuna covid” se hubiese descubierto “sin esquema de patentes”. Quizás ahora diga que no hay evidencia de que muestre que cerrar todos los medios en Chile generaría una desinformación total. Menos mal es ingeniero con ramos de estadística.

 

Fernando Claro

Director Ejecutivo de la Fundación para el Progreso. Economista de la PUC y Magíster en Economía de la misma universidad. Luego de trabajar en el mercado financiero y como asesor de diferentes Ministros de Economía y Educación, realizó un Magíster en Economía Política en la Universidad King´s College London. Es coautor del libro sobre pájaros chilenos, Geografía de Pájaros, editado el 2015 y ganador del premio IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil), al mejor libro infantil de no-ficción de aquel año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *