Enemigo silencioso por Arnaldo García Pérez

Lo que ellos piensan... Noticias

Amy Winehouse, fue una cantautora británica que, a pesar de ser muy joven, se convirtió en un icono musical. Su voz era excepcional y sus canciones con letras que retrataban su vida se identificaban con sus fans de manera inmediata. Componer era un proceso terapéutico. Su sueño era transmitir con sus letras mensajes que ayudaran a su audiencia y para ella, una catarsis ante su atribulada vida. No era amiga de las grandes audiencias y la fama le caía mal y manifestaba que era una esclavitud. Saturada de su vida de medios y ante la imposibilidad de manejarlo adecuadamente, se refugió en el alcohol y la bebida, combinación que la llevó a un final prematuro. A los 27 años su corazón se paralizó y con ello comenzó su leyenda.

Naomi Osaka es una joven japonesa campeona de tenis a nivel mundial. Ha conquistado cuatro Grand Slams y es uno de los iconos actuales del deporte internacional.  Es una de las atletas más comercializables e influyentes del mundo gracias a sus resultados, su origen multiétnico y su personalidad franca. En 2020 Forbes la nombró la atleta femenina con mayores ingresos anuales de todos los tiempos. Time la incluyó en su lista anual de las cien personas más influyentes del mundo en 2019 y 2020. En el torneo de Roland Garros de este año, Naomi advirtió a los organizadores que no pretendía participar en ninguna entrevista luego de los partidos por su salud mental. Al hacerlo fue multada y esto ocasionó que ella renunciara el torneo, generando con esto una serie de reacciones en los medios y los fanáticos.

Simone Biles, es una joven gimnasta norteamericana, ganadora a sus 24 años de 30 medallas mundiales y olímpicas, entre ellas cinco de Río 2016, cuatro de ellas de oro. Aspiraba en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 a ganar otras seis medallas, al clasificarse para seis finales de gimnasia artística, todo un récord histórico. Sin embargo, y ante el atónito rostro del mundo deportivo, esta atleta renunció a su participación, en primera instancia, bajo el argumento de una lesión muscular, y luego ante la dolorosa realidad de proteger su salud mental y bienestar.

En alguna de sus medidas estas tres jóvenes sufrieron de una terrible ansiedad.

La ansiedad es un conjunto de procesos psicológicos y fisiológicos que aparecen cuando se perciben peligros reales o percibidos, y que nos predispone a reaccionar rápidamente a la menor señal de que hay que hacerlo. Hace que el sistema nervioso permanezca en un estado de alta activación, de manera que se vuelve más sensible a los estímulos imprevistos. Se trata de una respuesta adaptativa del ser humano, siempre que esta sea proporcionada al estímulo que la desencadena. Es una señal de alarma que, si se prolonga en el tiempo sin motivo aparente, nos está avisando de que tenemos algo que revisar en nuestra vida. (Psicología y mente)

Todos sufrimos de ansiedad en una mayor o menor escala. No depende de razas o condición social o buenas y malas situaciones. Es un proceso individual y personal de nuestra manera de cómo afrontamos las situaciones de vida que nos tocan vivir. Para algunos la ansiedad es un combustible que los alimenta a la respuesta, para otros, el paralizante muy peligroso que puede derivar en conductas autodestructivas.

Todos tenemos nuestras dosis de ansiedad y por ello, es importante aprender a reconocerlas y manejarlas de la manera más adecuada para cada quien. Lo importante es identificar que la sentimos, evaluar sus niveles y precisar si la forma de abordarla nos es adecuada y efectiva. De ser así, no tenemos mayores problemas y vamos por buen camino. Si, por el contrario, sientes que la ansiedad te desborda, que por más que intentes no consigues calmar esa angustia que te ahoga, es momento de consultar algún profesional que te pueda ayudar a canalizar esas situaciones y evitar males mayores.

Mientras tanto, identifica siempre las situaciones que te agobian, evalúa qué cosas puedes hacer diferente para no afectarte, busca herramientas alternas para mantenerte relajado: respira, medita, haz ejercicios al aire libre y mantén tu mente ocupada en disfrutar las bondades de la vida y no perturbada por los abatimientos de la misma.

El enemigo está allí permanentemente, tenemos que identificarlo y combatirlo con nuestras mejores armas: nuestro ser.

Recuerda que, la felicidad no es una medida.

Saludos

Arnaldo García Pérez

@arnaldogarciap

www.arnaldogarciap.blogspot.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *