Más 300.000 habitantes Atrapados entre las bandas y la policía en la Cota 905

El análisis de lo actual... Noticias

Los 300.000 habitantes de la barriada de Cota 905, situada en las colinas del oeste de Caracas, no son ajenos a la violencia.

Su barrio, abandonado por la policía en 2017, ha sido dirigido por bandas. En los últimos meses se habían producido algunos enfrentamientos, pero ninguno como el que llevó a Inés (nombre ficticio, ya que ella, al igual que otros autores, pidió el anonimato por temor a represalias) a huir de su casa en medio de un tiroteo.

Inés y otras 11 familias vivían en un preescolar abandonado. Cuando la policía entró en la Cota 905 el 7 de julio, los miembros de la banda dijeron a Inés y a sus vecinos que podían irse o esconderse, que iban a utilizar la escuela como punto de fuego. Los enfrentamientos llevaban ya 12 horas.

Publicidad

 

La Cota 905 había estado durante mucho tiempo bajo el control de una banda, dirigida por Carlos Luis Revete, conocido como El Koki. Un acuerdo de 2017 con el gobierno la había nombrado «Zona de Paz», lo que significa que la policía la abandonó, dejando a los residentes que se encargaran ellos mismos de la vigilancia. El gobierno del presidente Nicolás Maduro esperaba que la estrategia ayudara a reducir la violencia; en cambio, Revete aprovechó el tiempo para consolidar su control del poder, armar mejor a sus combatientes y expandirse a otros barrios.

Temerosas tanto de las bandas como de la policía, Inés y su hija de 16 años cogieron la ropa y la comida que pudieron y salieron de la escuela. Caminaron varias horas antes de refugiarse en casa de un familiar.

Al día siguiente, una vecina que se quedó atrás la llamó con malas noticias. «La policía rompió la puerta y saqueó mi casa», dijo a Al Jazeera.

Los vecinos dijeron que vieron a la policía salir del preescolar con sus pertenencias, incluyendo una nevera y una lavadora. El Ministerio de Información venezolano, que habla en nombre de la policía, no respondió a una solicitud de comentarios.

Los enfrentamientos continuaban. Se escucharon explosiones en los barrios de clase media cercanos. Las balas perdidas eran una preocupación. Una mujer resultó herida frente a uno de los principales mercados de Caracas, Quinta Crespo, y el cercano Cementerio del Sur también se consideraba peligroso.

Más de 3.100 funcionarios de diferentes fuerzas fueron enviados a la Cota 905 y a otras zonas afectadas por los enfrentamientos, según la ministra de Interior, Justicia y Paz del país, Carmen Meléndez.

«Los Organismos de Seguridad del Estado continúan desplegados en las zonas violentadas por estos delincuentes y no descansarán hasta recuperar el control absoluto», tuiteó el 8 de julio.

Al día siguiente, más gente se había ido. Familias enteras caminaban por Caracas bajo la lluvia, cargando pequeñas bolsas, buscando un lugar donde quedarse hasta que cesara la violencia. Los residentes dijeron a Al Jazeera que les preocupaba que la policía los involucrara a ellos o a sus hijos en el conflicto, encarcelándolos o matándolos y etiquetándolos falsamente como miembros de bandas.

Inés dijo que eso se había convertido en algo habitual durante las redadas policiales: «Si no pueden encontrar a los culpables, buscan entre los inocentes y los jóvenes», dijo a Al Jazeera. «Ya he perdido a familiares durante estas redadas».

Un helicóptero sobrevoló la Cota 905 en el cuarto día de enfrentamientos, dejando caer cientos de octavillas con los rostros de los líderes y otros presuntos miembros de la banda, ofreciendo más de 1,5 millones de dólares en recompensas por su captura: 500.000 dólares por los líderes y 20.000 por los miembros.

Uno de los folletos llamó la atención de Alejandra. «Mi hijo fue asesinado hace cuatro años y ahora la policía ofrece 20.000 dólares por él», dijo a Al Jazeera. Dijo que su hijo, Kenderson, estaba durmiendo dentro de su casa cuando los agentes de policía lo arrastraron afuera y le dispararon frente a la casa de su familia.

Dijo que era una de las muchas víctimas de lo que el gobierno había llamado la «Operación Liberación y Protección del Pueblo», un grupo de intervenciones mixtas de militares y policías entre julio de 2015 y junio de 2017 supuestamente dirigidas a las bandas criminales. Maduro la había calificado como «el instrumento perfecto para la paz». Según la ONU, las operaciones provocaron detenciones arbitrarias y al menos 413 ejecuciones extrajudiciales.

«Sólo están ridiculizando mi dolor», dijo Alejandra, sosteniendo un volante con el rostro de su hijo fallecido impreso en él. Dijo que Kenderson era un hombre muy trabajador y que nunca estuvo involucrado en actividades de pandillas. Alejandra dijo que tenía miedo de que la policía pudiera volver y quería que la gente supiera que su hijo ya está muerto.

La hermana de Inés, Amelia, permaneció en la Cota 905 durante más de cuatro días de enfrentamientos antes de marcharse. Envió a su hijo mayor, de 21 años, a un lugar que no quiso revelar. Inés pensó que tener tres hijos en un mismo lugar podía ser peligroso. Llevó a sus otros dos hijos a Cartanal, a 76 km (47 millas) de distancia, lo suficientemente lejos, pensó, para estar segura.

Después de dejar a sus hijos en casa de un pariente, volvió a Cota 905 para recuperar la comida que habían dejado atrás porque huyeron con prisas. Dijo que no podía permitirse comprar más.

Mientras Inés estaba fuera, la policía entró en la casa donde su sobrina y sus dos hijos menores estaban jugando a un videojuego. Les apuntaron con pistolas y luego les vendaron los ojos. Preguntaron por «un maletín lleno de dinero», dijo el hijo menor de Inés, que no quería que se publicara su nombre ni el de su sobrina.

Los agentes ordenaron a su sobrina y a su hijo menor que «se alejaran y no miraran atrás», mientras su hijo mediano, Yoeiker, de 19 años, era retenido para ser interrogado. Poco después de que salieran de la casa, su sobrina y su hijo menor dijeron que habían oído dos disparos.

Los vecinos dijeron que la policía había estado recorriendo Cartanal en Los Valles del Tuy, preguntando si había gente de la Cota 905 en la zona.

Yoeiker pensó que tenía una forma de salir de la barriada. Le habían ofrecido un puesto en un equipo de baloncesto profesional y estaba previsto que se uniera a ellos en la próxima temporada, dijo Inés. Su familia lo describió como un joven tímido, cuya única pasión era el deporte.

Durante el entierro de Yoeiker, su tía miraba mientras los sepultureros ponían cemento encima de su tumba, para evitar saqueos. «Están sellando la vida de un joven, una promesa del baloncesto y el sueño de una madre. Todo por ser de Cota 905».

Publicado por 

helpvenezuela.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *