Esos guisos judiciales en Aragua por Robert Alvarado

Lo que ellos piensan... Noticias

 La injusticia en cualquier parte

es una amenaza para la justicia

en todas partes”

Martin Luther King

En el mes de agosto abundaron los epítetos contra el sistema de justicia venezolano, tras denuncias del uso del Poder Judicial en el estado Aragua. Todo esto según una fuente del periodista José Rafael Ramírez en NOTICIAS JR, y quedándome asombrado con este poder judicial, pareciera que todo es un guiso para aparentar el hacer cumplir la ecuanimidad judicial. Es decir que este Poder está corrompido por “pillos”, como lo han calificó varios afectados y se hacen eco por medios del periodista Ramirez y que muchos sabemos que no hay periódicos de circulación impreso, solo se conocen las noticias vía web y por las redes sociales la que José Rafael maneja muy bien la fuente tribunalicia por lo cual aquí expongo varios párrafos de la narración de esta noticia involucra al Juez Rector en Aragua Dr. Ramón Carlos Javier Gámez Román (https://www.noticiasjr.com/el-despacho-del-juez-rector-en-aragua-funciona-como-el-super-bufete-privado-gamez-rivera/)  y que puso en jake mate a parte de la justicia aragüeña.

Cuando leía esta información me sorprendía y me pareciera escuchar aquella canción pegajosa que salió al comienzo del milenio (https://www.youtube.com/watch?v=YDrTNupmJdA)  La Bomba con ese titular: El despacho del Juez Rector en Aragua funciona como el súper bufete privado Gámez & Rivera Los jueces Carlos Gámez y Ebenezer Rivera le arrebataron sus acciones aun empresario.  Una empresa dedicada a la fabricación, procesamiento y comercialización de Oleína Vegetal. Según como se narra Ramón Carlos Javier Gámez Román, quién es el Juez Rector y además, Provisorio del Tribunal Superior Primero en lo Civil, Mercantil, Bancario y de Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Aragua, y, su suplente y asistente Ebenezer David Rivera Brazao, se han dedicado a utilizar descaradamente la administración de justicia para hacer negocios que les generan jugosos dividendos y en divisas.

No sé qué decir pero es el colmo de los colmos, es que este par de funcionarios públicos desde hace rato utilizan el propio despacho de la Rectoría del estado, como un súper bufete privado, que fácilmente podría denominarse “Escritorio Jurídico Gámez & Rivera”, con la gravedad de que en muchos casos allí encierran a su víctimas, para despojarlas de su propiedad y obligarlas a pagar altos honorarios por cualquier causa.

En un caso reciente, el suplente de Gámez, es decir Ebenezer David Rivera Brazao recibió nada más y nada menos que 30.000 dólares (un adelanto) por un obligado traspaso de acciones de sociedad mercantil, ubicada en Tejerías, estado Aragua (https://www.youtube.com/watch?v=n4YNoltQTbc&t=93s), (existe un vídeo de esta fechoría cometida en el propio despacho del “honorable” Juez Rector). Resulta que ahora como las personas obligadas a esa transacción no terminaron de pagar los honorarios, están siendo amenazadas con quitarle la empresa.

Me asombra de esta información que el presidente de la Sala de Casación Civil, Yván Darío Bastardo Flores fue informado de la situación y de inmediato se la comunicó a su colega Maikel Moreno presidente del Tribunal Supremo de Justicia, quién habría ordenado una investigación al respecto pero algunos dice es un silencio total en echarle tierrita al caso y para que todo se quede allí está fecha y todo lo que hicieron en esa “audiencia en la oficina del Rector Gámez”. Sin lugar a dudas, en esa actuación, hay un concurso de delitos, que deben ser investigados no solo por la Inspectoría de Tribunales, sino también por el Ministerio Publico.

Como me comentan unos jueces del palacio de Justicia de Maracay. El   afectado que denuncio el hecho, el flamante juez Rector y su suplente y asistente Ebenezer David Rivera Brazao, le han enviado funcionarios para amenazarlo, al mejor estilo mafioso. Hasta lo pudiésemos comparar con aquella película de los años 70 estadounidense basada en el libro de Mario Puzo “El padrino” (https://www.youtube.com/watch?v=COQvkUmN6H8)   el hombre todopoderoso, vestido de etiqueta, con ademanes suaves, acariciando un gato y dando a besar su mano a Bonasera, en la cima de su poderío, que otros quieren arrebatarle, otorgando favores, ordenando muertes con la tranquilidad del que todo lo tiene. Este personaje se reencarna en un mafioso nada más y nada menos que Don Vito Corleone, un hombre a quien todos les acuden en demanda de ayuda, y nadie sale defraudado. Nunca hace promesas vagas ni se excusaba alegando que sus manos estaban atadas por fuerzas más poderosas que él mismo, que no es necesario que uno fuere amigo de él, como tampoco tenía importancia que uno no tuviera medios de devolverle el favor. Sólo existe una condición con Don vito: que uno, uno mismo, proclamara su amistad hacia él.

Son varios reportajes que hace el periodista José Rafael y solo pondré los títulos:

  • Una danza de euros y dólares volvió loco al Juez Rector de Aragua, Carlos Gámez
  • La Sala Civil del TSJ ordenó procedimiento disciplinario contra el juez superior Civil de Aragua, Carlos Gámez
  • Otra vez Carlos Gámez: Juez Rector de Aragua de nuevo en el ojo del huracán

Todas esas denuncias la pueden ver en el portal (https://www.noticiasjr.com/) a través de un influencers de la Justicia venezolana y le dicen muchas verdades por las redes sociales y algunos juzgadores les duelen esas verdades. Por eso llamo a la reflexión a todos los jueces y aquellos que tienen la voz de mando para poner orden en tribunales de Aragua y espero que están en el huracán de la noticia de esos guisos judiciales en Aragua

Cualquier información o sugerencia por robertveraz@hotmail.com      robertveraz@gmail.com      grsndz629@gmail.com      o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna en mí página Web: https://robertveraz4.webnode.es/  y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter e Instagram. Pueden ver mis videos en YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *