La inteligencia amaenza por Gonzalo Martín

Lo que ellos piensan... Noticias

Para las dictaduras el humor es el bullying pasivo. Para ellos es todo un acto de terrorismo a través del pensamiento.

El humor y la comedia puede poner a pensar o no, puede ser evidente o con un mensaje soterrado, escondido; pero siempre hace ver la realidad desde otro enfoque.

Es que además, a las dictaduras no les sirve la inteligencia del contrario. Un ser inteligente y si encima es preparado en su área, puede ser terriblemente peligroso para cualquier régimen autoritario.

Y el humor, es una de esas manifestaciones comunicacionales de mayor alcance social que juegan con inteligencia.

El humor se ríe de sí mismo y de sus circunstancias, el humor político más aún y por eso le temen tanto.

Nadie se ríe ni presta atención a situaciones caricaturizadas irreales, que no existan y que por demás no las padezcan, no las hayan vivido o simplemente sean fantasiosas. Por eso en el consciente popular al ver una representación de su propia tragedia realizada con humor, caricaturizada… gusta, y gusta muchísimo, es allí donde el mensaje llega y se reproduce, por eso las dictaduras le temen a la comedia, al humor.

El humor refleja una cotidianidad, un vivir, un padecer y hasta un sufrir que cala, llega y abre ojos.

Y eso disgusta enormemente a quien no le conviene una sociedad alerta, despierta y por demás consciente de sus propias tragedias.

El humor descubre una realidad que los dictadores tratan de esconder o disfrazar, y es por eso que lo persiguen, lo censuran y lo amenazan.

No se conoce de gran cantidad de humoristas exitosos pro-gobiernos, más bien es todo lo contrario, los comediantes más populares son aquellos que dicen las verdades con simpatía, con burla, con inteligencia, pero verdades al final; y estas verdades suelen estar basadas en el día a día, por ende los comediantes son los mejores críticos.

Aun recuerdo a Hugo Chávez atacando a Pedro León Zapata por una de sus tradicionales caricaturas políticas en el diario El Nacional, a partir de sembrar ese odio contra Zapata, el fabuloso mural del ilustre venezolano en la autopista Francisco Fajardo en Plaza Venezuela de Caracas ha sido vandalizado por simpatizantes rojos con frecuencia.

En Venezuela una de las primeras cosas que desapareció fueron los programas cómicos y de humor. Era demasiado el riesgo de tenerlos allí, día a día, semana a semana diciéndoles a la gente por medio de la radio o la televisión a través de la risa, lo que debían criticar y por lo que deberían luchar.

No existe programación de humor en Venezuela.

¿Cuántas veces han impedido presentaciones de Emilio Lovera en teatros?.

Reuben Morales, Napoleón Rivero, dos humoristas venezolanos residenciados en Colombia hace ya unos pocos años comenzaron junto a un grupo de comediantes venezolanos, una sátira del programa transmitido por VTV “Zurda Konducta”. Kurda Konducta lo llamaron, y poco a poco ha ido desnudando con simpatía y burla las vivencias del venezolano.

Recrean con inteligencia y humor a personajes del régimen chavista.

Y allí es donde aplica eso de “la verdad duele”, es por ello que a manera de amedrentamiento la pasada semana les fue allanada las viviendas en Caracas a Morales y a Rivero. Quienes, afortunadamente, como acabó de mencionar, están a salvo en Bogotá.

A diferencia de lo que el régimen en su desespero por callarlos, ambos comediantes dieron un paso al frente y continuarán en lo suyo, en el humor.

Pero no sólo eso, como el programa que realizan es a través de las RRSS, el régimen en su tradicional torpeza comunicacional les dio mayor tribuna, les hizo la propaganda pues.

Dicen que lo que activó la indignación roja fue una parodia de la canción YMCA de The Village People en donde exponen con música y humor (extraordinaria combinación) quienes son los culpables de muy buena parte de la tragedia cotidiana en Venezuela, ¡el PSUV!.

La canción, con letra básica y sencilla le dice al venezolano quienes son los que lo tienen sin agua, electricidad, gas, etcétera.

Pues aquí aplicaría perfectamente aquel dicho popular que dice: “Si los perros ladran es que vamos por buen camino” (por cierto, esto no aparece el el Quijote).

Es así que, la semana pasada el régimen ladró.

Para las dictaduras prohibir la inteligencia y el libre pensamiento es la condición ideal para mantenerse en el poder. Lo han intentado, lo intentan y por supuesto lo seguirán intentando.

Es así, que justo por eso hay que ser más inteligente que la dictadura y jamás perder el sentido del humor.

Honor a todos los héroes, que estando lejos de Venezuela siguen luchando por conseguir la democracia secuestrada por el chavismo, cada uno en lo que sabe.

Reuben y Napoleón son dos de esos varios héroes venezolanos.

¡Mis respetos Chamos!

Allí les dejo eso!

 

Gonzalo Martín

IG / TW: @gmartin1961 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *