Valenciano por elección: Por Rafael “Negro” Blanco

Lo que ellos piensan... Noticias

Con apenas 19 años de edad llegué a Valencia para realizar mis estudios en la Universidad de Carabobo. En la Facultad de Derecho conocí y comparti clases con la morocha Gina Halabi, quien a la postre sería mi esposa y madre de mis hijos,  junto a ella construí mi vida profesional y personal, también junto a ella aprendí amar a su Valencia natal, asiento de nuestra familia, donde crecieron nuestros hijos y ahora crecen nuestras nietas.

¡Cómo no amar a Valencia si me ha dado todo cuanto tengo y soy!

Valencia me abrió sus puertas, me permitió crecer personal, familiar y profesionalmente. También me vió crecer como ciudadano y como político.

Ahora en mi viudez y dedicado en exclusiva al quehacer político en Carabobo, me tocó pasar de ser diligente militante a asumir el liderazgo y la conducción política de una organización nueva, innovadora, descentralizada, municipalista, con una profunda vocación humanista y democrática, defensora del voto como mecanismo idóneo para la resolución de controversias y punto de encuentro para colocar al Estado venezolano al servicio de la gente, todo ello impulsado bajo la sabia orientación de ese gran líder nacional e internacional como lo es Eduardo Fernández, a quien vilipendiaron y tacharon de colaboracionistas quienes ahora por cierto echan mano de sus argumentos para  justificar su cambio de  posición política nacional.

Este novel movimiento político Unión para el Progreso irrumpe en Carabobo lleno de experiencias en muchos de sus dirigentes, pero también preñado de jóvenes talentos impregnados de modernidad,  sapiencia, emprendimiento y  ansiosos de adentrarse en el siglo XXI al que aún no parecemos llegar tal como nos los demuestra la  globalidad informatizada.

Nos hemos sumado a la Unión para el Progreso en el deseo de construir una fuerza política municipalista capaz de confrontar en todos los terrenos al pretendido Poder Comunal impulsado por la revolución castro comunista que nos desgobierna, tambien para rescatar del atraso los espacios de crecimiento y desarrollo personal, familiar y empresarial del carabobeño en general y del valenciano en particular.

Pretendemos defender con todos los recursos de que dispongamos nuestra cultura, nuestra historia, nuestras buenas costumbres y también nuestros teatros, calles, avenidas, cementerios, hospitales y parques de Valencia.

Defender nuestra forma y modo de vida, es decir, nuestra forma de hacer y ser valenciano.

Un enjambre de voluntades de Unión y Progreso me han adjudicado la responsabilidad de encabezar la lista de concejales postulados por nuestro movimiento al Concejo Municipal de Valencia, la cual acepte con mucha humildad pero también con mucha seriedad y responsabilidad.

No me es extraña esa institución pues hace ya bastante tiempo fui por tres años uno de los directores en la exitosa gestión municipal del fallecido Alcalde Argenis Ecarri, y ahora, si por la voluntad de los valencianos retorno a ese edificio sede de la Alcaldia de Valencia, pero desde su cámara municipal, habrá llegado la hora entonces de devolverle a Valencia y sus habitantes algo de lo que tanto me han dado a lo largo de los 46 años en que me ha cobijado y tenido como vecino.

Gracias anticipadas por el apoyo solicitado y esperado y ruego a Dios poder alcanzarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *