Seguir el ejemplo de siete ilustres concejales por: Santiago Rodríguez Por: Santiago Rodríguez

Lo que ellos piensan... Noticias

El Concejo Municipal de Valencia inicia un nuevo periodo legislativo que tendrá la responsabilidad de legislar en materia de su competencia: Recaudar, controlar y fiscalizar los gastos, e impulsar la promoción del desarrollo del municipio en el mayor colapso económico y moral sucedido en nuestra ciudad.

Esto hace que la responsabilidad de los concejales sea hoy un desafío enorme, ya que necesitarán mucho sentido histórico para abordar las más variadas urgencias del municipio. La tarea se hace aún más pesada si sus protagonistas no se manejan con honradez y no deponen sus intereses personales ante el bien común. Los afanes populistas, la arenga ideológica, la zancadilla y la intriga, no aportan soluciones efectivas. Sólo entorpecen y distraen un trabajo legislativo bien hecho y eficiente.

Pero la verdad es que aún en los peores momentos de nuestras crisis políticas, hubo cabildos o ayuntamientos que estuvieron a la altura de sus obligaciones, sin que pesaran otros compromisos que no fueran los que legítimamente habían depositado en ellos, los sufragantes.

Tal fue el caso del primer Consejo Municipal de la era democrática terminada la dictadura de Pérez Jiménez en 1958, conformado por siete ilustres ciudadanos que sirvieron a Valencia con gran desinterés personal, y con profundo amor para hacerla grande.

La  alborada democrática significó para Venezuela el comienzo de la industrialización apoyada por planes gubernamentales de asistencia financiera, programas de promoción y de protección arancelaria. Y es entonces, cuando con certera visión de futuro, el Concejo Municipal de Valencia, decidió por unanimidad, adelantar y aprovechar racional y planificadamente las condiciones geo-económicas y la tradición industrialista de la ciudad.

No obstante, los inicios fueron difíciles por no contar con el apoyo económico del Gobierno Nacional, así como tampoco del Ministerio de Obras Públicas (M.O.P) que se resistía a hacer de Valencia la capital industrial de Venezuela. También se nos negó el financiamiento de la Corporación Venezolana de Fomento (C.V.F).

Sin  dejarse ganar por el desaliento, ni amedrentar por los tentáculos del centralismo, los siete ediles, depusieron sus diferencias políticas en la búsqueda afanosa de acuerdos constructivos que hoy se reflejan en el desarrollo y el progreso económico de Valencia, haciéndola con gran orgullo la primera Ciudad Industrial de Venezuela.

Entonces, con profunda vocación de autonomía, nuestro ayuntamiento por unanimidad declaró personas no gratas a los directivos de aquélla Corporación Venezolano de Fomento. Y no existiendo presupuesto para emprender el polo industrial, dieron facilidades e incentivos a los inversionistas, siendo la Ford Motor Company de Venezuela, el primer comprador. Adquiriendo una extensión de terreno de 415.950 metros cuadrados, por un valor de 831.900 bolívares. Lo que permitió amortizar los proyectos que envolvían los servicios  públicos y demás necesidades requeridas para el funcionamiento de la Zona Industrial.

De este modo, como se abocaron aquellos siete insignes concejales por el desarrollo de la ciudad, así debe ocurrir hoy en la nueva Cámara Municipal de Valencia. Con la misma militancia en la irreductible vocación de autonomía se deben emprender tareas pendientes como la recuperación de la administración de la Plaza de Toros “Monumental”, el Parque Recreacional Sur y el Metro de Valencia. Así como el rescate de nuestra competencia tributaria, por ser inconstitucional y un golpe contra la descentralización administrativa la nueva forma de impuestos que se aplica en el municipio.

Honestidad, sencillez, y eficiencia, fueron los soportes espirituales de esos representantes de la comunidad valenciana que han escrito la historia más digna y honorable de un Consejo Municipal en Venezuela.

Luis Núñez Pérez, Raúl Villarroel, Humberto Celli (padre), José Núñez Milá, Víctor Peñalver, Alejandro Izaguirre y Carlos Suárez, fueron los ediles del nombrado Concejo Municipal de 1959-1963. Luz y espejo del recuerdo reverente, que sirve como ejemplo digno de imitación y de normas de conducta para las decisiones correctas de los nuevos concejales elegidos en el municipio Valencia, quienes estarán en el período 2021-2025.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *