Lo que es del cura… Por Rafael Rodríguez Olmos

Lo que ellos piensan... Noticias

 

O como también, asegura el viejo dicho popular, el cual reza: “tanto nadar para llegar a la orilla”. Finalmente, los jefes del Big Brother entendieron que era mejor permitir que las trasnacionales petroleras de su país, negociaran con el gobierno venezolano, en busca de acuerdos para garantizar el suministro de petróleo. No olvidemos que, en momentos de conflictos, las necesidades se multiplican por dos. Imaginen 18 flotas navales, cada una con entre 30 y 40 barcos entre combate y suministro, de portaaviones hacia abajo.

Se le pudo haber evitado muchos problemas al país, si los Estados Unidos no hubieran estimulado todo el horror por el que travesó la nación desde el 2014, que generó no solo cuantiosas pérdidas en activos, sino pérdidas humanas y traumas severos en toda la población. Sobre todo, la vivida con la aplicación de las guarimbas, en donde se incendiaron personas y degollaron a personas, se destruyeron no solo propiedades, sino bienes del Estado.

A casi dos meses de la crisis en Ucrania, comienzan a aparecer las primeras secuelas mundiales, tales como la inflación en Austria que no aparecía desde 1981 y que, de la noche a la mañana, puso el precio de los alimentos y los combustibles, por las nubes. O el caso de Sri Lanka, donde la falta de alimentos, combustibles y medicinas, llevó al pueblo a la calle y a enfrentarse la policía, con saldo de heridos y muchos detenidos.

Ya el Big Brother había enviado a delegados para hacer los primeros escarceos con el gobierno de Maduro, y ver la viabilidad de establecer relaciones para la producción petrolera. Aunque no se dijo exactamente qué pasó en ese encuentro, Nicolás advirtió que había condiciones. Ahora, ya es un hecho que el inquilino de la Casa Blanca, autorizó a que empresas yanquis establecieran acuerdos, a fin de explotar algunos yacimientos en el país y garantizar una cuota del excremento del diablo para sus reservas.

Eso puede tener dos lecturas: O biden y la Otan , saben que está cerca el enfrentamiento; o Estados Unidos, está calculando que sus reservas petroleras se acabarán antes de lo que planificaron y necesitan asegurar que sus empresas serán operativas de inmediato, como si fuera un caso de emergencia.

Ojalá y dentro de las condiciones, se eliminen los bloqueos, y el país pueda comprar medicinas y alimentos.

 

 

Por Rafael Rodríguez Olmos

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *