Los solicitantes de asilo quieren trabajar, ¿por qué no los dejamos? por Ryan Bourne

caleidoscopio 360 Lo que ellos piensan... Noticias

Imagine una política que pudiera aliviar las presiones del mercado laboral, mejorar las finanzas públicas y mejorar las oportunidades de vida de un grupo vulnerable, con pocas desventajas. Ese es el premio que se ofrece al permitir que los solicitantes de asilo tengan derecho a trabajar antes. La ley hoy prohíbe que aquellos que buscan refugio encuentren un trabajo durante un año mientras esperan que se procesen las solicitudes, lo que los limita después de eso a las ocupaciones designadas ocupaciones con “escasez”. El resultado es una catástrofe humana de inactividad y potencial desperdiciado.

Publicidad

Unos 62.000 solicitantes de asilo han esperado más de 6 meses para que se procesen sus solicitudes. Las cuatro quintas partes de ellos están en edad de trabajar. Por lo tanto, decenas de miles de trabajadores desocupados mientras se mantienen con un apoyo gubernamental inadecuado, o trabajando en la economía sumergida, sus habilidades se atrofian, su moral se evapora y las empresas claman por trabajadores.

La necesidad de repensar estas reglas existe desde hace mucho y es abrumadora, no solo por las condiciones actuales. El período de espera de 12 meses del Reino Unido es más draconiano que el de Canadá o Suecia (sin restricción de tiempo), Alemania y los Países Bajos (3 y 6 meses, respectivamente). Le cuesta al Tesoro cientos de millones de libras al año en gastos e ingresos no percibidos: costos eclipsados solo por el legado de desempleo de los refugiados y el crimen que luego resulta de la inactividad prolongada.

Los líderes empresariales, como era de esperar, apoyan hacer el trabajo más fácil. Una encuesta realizada en 2019 por Survation encontró que más de dos tercios estaban de acuerdo con otorgar derechos laborales a los solicitantes de asilo después de 6 meses. Desde entonces, las vacantes laborales han aumentado a un récord de 1,3 millones, y las empresas luchan por cubrir puestos, desde trabajadores agrícolas hasta guardias de seguridad. El Sindicato Nacional de Agricultores y la Confederación de Reclutamiento y Empleo están presionando al ministro del Interior para que cambie la ley.

Publicidad

Obviamente, los propios solicitantes de asilo son los que más sufren el status quo. Las tasas de inflación actuales exponen la precariedad de la capacidad de las familias vulnerables para pagar los elementos esenciales de la vida, sin embargo, el apoyo del gobierno a los solicitantes de asilo es de solo 40,85 libras esterlinas a la semana. Aparte de la inhumanidad de restringir los ingresos ganados a través de prohibiciones laborales, la investigación de los economistas Francesco Fasani, Tommaso Frattini y Luigi Minale muestra que también dañan la futura participación en el mercado laboral y el dominio del idioma de los refugiados. La incapacidad para trabajar al solicitar asilo en un país reduce su probabilidad de empleo a largo plazo en un 15%.

 

¿Por qué el gobierno se opone a relajar estas reglas? El Ministerio del Interior se preocupa por un “factor de atracción”: la idea de que más personas vendrían aquí si fuera más fácil conseguir un trabajo, y que incluso los inmigrantes económicos tal vez se animen a seguir la ruta del asilo. Es discutible si atraer a aquellos interesados en trabajar es un “problema” importante. Pero, aunque esperaríamos incentivos para fomentar este efecto, lo que importa es la magnitud. ¿De cuántas personas más estamos hablando?

Sorprendentemente, el gobierno no ha proporcionado datos que indiquen la escala del problema, y su propio Comité Asesor de Migración lo desafía a proporcionar pruebas. Una revisión de la Universidad de Warwick de los estudios existentes no encontró una “correlación a largo plazo entre el acceso al mercado laboral y la elección de destino”. En cambio, las decisiones de ubicación de los solicitantes de asilo parecen estar determinadas en gran medida por las percepciones de cuán bienvenidos serían y los lazos culturales o lingüísticos.

 

Desafortunadamente, la recomendación favorita de los economistas –eliminar las restricciones laborales por completo– es un puente demasiado lejano en un entorno posterior al Brexit. Pero con el contexto del mercado laboral y la simpatía por quienes huyen de Ucrania, ¿podría ser hora de un replanteamiento modesto?

Dominic Raab ha expresado previamente una mentalidad abierta sobre la relajación de las restricciones. La próxima semana*, la Cámara de los Comunes votará la enmienda de la colega conservadora Baronesa Stroud a la ley ley de nacionalidad y fronteras, que acortaría la prohibición de empleo a 6 meses y eliminaría la lista de ocupaciones con escasez.

Este compromiso refleja las realidades políticas, pero sería una mejora significativa que tiene sentido desde el punto de vista financiero, económico y moral. En ausencia de alguna evidencia compensatoria explosiva, es una obviedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *