Petro-Hernández, un mensaje de rechazo a la vieja clase política por Hugo García Segura

Lo que ellos piensan... Noticias

Los dos van a segunda vuelta, el próximo 19 de junio. Las urnas marcaron una reconfiguración del panorama político nacional, con dos candidatos de discurso antiestablecimiento. Los cinco millones de votos de Federico Gutiérrez serán claves.

 

Y hubo sorpresa. Lo que advertían algunas de las últimas encuestas sobre un repunte de Rodolfo Hernández, candidato del Movimiento Liga de Gobernantes Anticorrupción, se hizo realidad y el exalcalde de Bucaramanga será quien le pelee a Gustavo Petro la Presidencia de la República 2022. En el caso del aspirante del Pacto Histórico, se dio lo que se esperaba y aunque su triunfo fue holgado y con amplia ventaja, ahora el escenario es diferente e implica una reconfiguración del tablero político. Y es que en el sondeo hecho por Invamer para El Espectador, Noticias Caracol y Blu Radio, la semana pasada, Hernández es quien más pelea le da a Petro en esa segunda vuelta, registrando incluso un empate técnico.

 

Entérese acá de toda la actualidad política y electoral

 

Al contabilizar el 99,99 % de las mesas en todo el país, Petro alcanzaba 8’527.273 votos (el 40,32 %), mientras que Hernández llegaba a 5’953.193 (28,15 %). Federico Gutiérrez, del Equipo por Colombia y el gran perdedor de la jornada, obtenía 5’058.000 apoyos (23,91 %), mientras que Sergio Fajardo, de la Coalición Centro Esperanza, no llegaba ni al millón de apoyos: apenas tuvo 888.577 (4,20 %). Más atrás, aparecen John Milton Rodríguez, de Colombia Justa Libres, con 274.237 votos (1,29 %), y Enrique Gómez, del Movimiento de Salvación Nacional, que apenas logró 50.535 sufragios (0,23 %).

 

Lo que comienza ahora es el juego de las alianzas, un espacio en donde, aparentemente, quien tiene la ventaja para sumar es Rodolfo Hernández. Su discurso ha sido el de “quitarles la chequera a los corruptos”, por el que también le han llovido críticas a raíz de la imputación que le hizo la Fiscalía por presuntas irregularidades detectadas en la celebración de un contrato de consultoría para implementar nuevas tecnologías en el manejo de basuras en el relleno sanitario de El Carrasco, en Bucaramanga. Sin grandes maquinarias y con la estrategia de no asistir a debates, Hernández se ha vendido como un candidato independiente y antiestablecimiento, hasta el punto de que hay quienes lo consideran el “Trump” colombiano por sus posturas, algo así como un outsider de la política.

 

¡Sorpresivo! Rodolfo Hernández pasa a la segunda vuelta

La disputa será contra quien a lo largo de la campaña estuvo liderando las encuestas y también representa una propuesta antiestablecimiento. Sin duda, Petro es el gran ganador de la jornada electoral de este domingo y para muchos simboliza, como tanto repite en sus discursos, el “cambio” y la voz de esas nuevas generaciones que recientemente expresaron su inconformismo e indignación en las calles con el paro nacional y el rechazo al gobierno Duque. El reto será alejar la cantidad de fantasmas que sus opositores han intentado posicionar, con mensajes como los de la expropiación, que es antiempresa, que Colombia se va a convertir en otra Venezuela o que sus propuestas económicas son utópicas e irrealizables.

Las urnas marcaron una reconfiguración del panorama político nacional, con dos candidatos de discurso antiestablecimiento. Los cinco millones de votos de Federico Gutiérrez serán claves.

Como ya se dijo, el gran derrotado es Federico Gutiérrez, y con él, toda la llamada clase política tradicional, representada en el Partido de la U, que dirige Dilian Francisca Toro; el Partido Conservador, incluyendo al expresidente Andrés Pastrana; el Partido Liberal, que encabeza César Gaviria; la casa Char y otros clanes políticos de la costa Caribe. Y aunque no hubo una adhesión pública, se sabía que el Centro Democrático, del expresidente Álvaro Uribe, y Cambio Radical, de Germán Vargas Lleras, estaban de su lado. En la lista toca incluir al mismo gobierno Duque, que en más de una ocasión salió a terciar, soterradamente, a su favor. Es claro que se trata de un mensaje de rechazo de la ciudadanía a quienes en las últimos décadas han manejado los hilos del poder.

Si bien la segunda vuelta implica una nueva dinámica, es lógico intuir que la gran mayoría de los votos de Federico Gutiérrez —una cifra nada despreciable, más de cinco millones— irán para las toldas de Rodolfo Hernández, quien ahora encarna todas esas voces anti-Petro. El mismo Gutiérrez dijo que su votó será por él, mientras que la senadora María Fernanda Cabal y el representante Edward Rodríguez, dos piezas claves del uribismo, también expresaron su respaldo al ingeniero, como también es conocido. Eso sí, la gran incógnita es saber si Hernández estará dispuesto a aceptar a esa clase política de la que tanto ha denigrado, aunque en su discurso ya comenzó a hablar de “unidad” entre todos los colombianos e Ingrid Betancourt, su aliada de última hora, señaló que las puertas están abiertas, pero “sin compromisos politiqueros”. Como dicen, la política es dinámica.

 

Por el lado de Petro, la fotografía actual no muestra un panorama claro en cuanto a las nuevas fuerzas que podría incorporar a su causa para crecer de cara a la segunda vuelta. Sin embargo, hay sectores en la Alianza Verde y en otros movimientos del centro político que pueden llegar para aportarle. Incluso, tras las consultas de las coaliciones de marzo, se sabe que buscó un acercamiento con Dilian Francisca Toro, la mandamás de la U, buscando consolidar una alianza en torno a la implementación de la paz. Y sus viejas conversaciones con César Gaviria podrían retomarse. De hecho, a los cuestionamientos por la llegada a su campaña de miembros de la vieja política, Petro ha dicho que en un país tan polarizado como Colombia hay que establecer puentes para permitir que “gente diversa” llegue.

 

Publicado por www.elespectador.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *