Y ahora: El Día del Padre por Iván López Caudeiron

Lo que ellos piensan... Noticias

En la oportunidad del “Día de la Madre”, escribí una nota que les cayó pesada a alguna gente, es decir, a los que detestan ver las cosas tal como son, y prefieren un mal entendido romanticismo y una apariencia “rosada” a una realidad con todos sus colores. La cosa me recordó una frase que oí una vez a una señora de cierta edad, cuya vida había sido un desastre, pero quien había logrado idealizar su juventud, cuando según ella, todo había sido “divino”: los trajes, los viajes, las comidas, etc. Ahora estaba anciana y pobre, pero se consolaba diciendo que nadie le podía quitar “sus recuerdos”.

Es una manera de ver las cosas, pero no es la mía. Yo sostengo que nada es mejor que la realidad, por más ingrata que pueda resultar, ya que quien no se enfrenta con las cosas como son, no podrá nunca comenzar a luchar contra ellas.

Ahora me toca escribir sobre el “Día del Padre”. ¿Qué puede significar en Venezuela esa promoción comercial, importada de países donde lo usual son los grupos familiares más o menos constituidos? En nada se advierte tanto la diferencia de las dos Venezuelas, la moderna y desarrollada, y “la tradicional” y atrasada, que en la incongruencia, cuando se los traslada a nuestros medios, de esos “Días” internacionales, invento de países avanzados, como son el de la Madre, el Padre, etc. ¿Qué pensará la Venezuela sin padre del Día del Padre? No gran cosa, estoy seguro.

La realidad verdadera, es que más de la mitad que nacen en nuestro país, despiertan a la vida en lo que sociólogos púdicamente denominan “grupos maternofiliales”; es decir, hogares sin padres, donde la única figura que cuenta es la de la madre. Con frecuencia hay un hombre en esos hogares, pero será a lo sumo un compañero nuevo que la mujer se habrá visto en la obligación de admitir para que la ayude a alimentar a los hijos de compañeros anteriores, y quien a su vez la abandonará pronto, con un nuevo embarazo. No es infrecuente que la secuencia termine con la madre haciendo vida marital con su hijo mayor, quien al convertirse en el hombre de la casa, al traer a la casa el sustento de sus hermanitos, adquiere derechos “de marido”.

Trágicamente, los niños que han vivido esas experiencias, tendrán tendencia a repetirlas al llegar a su vez a la edad adulta, a convertirse en hombres irresponsables y en mujeres víctimas.

Mientras tanto, prácticamente nada en nuestra legislación y muy poco en nuestras costumbres, opera en contra de este cáncer de la sociedad y horrible infortunio de los seres humanos afectados. Con motivo del Día del Padre invertiremos mucho dinero en anuncios destinados a vender camisas y frascos de perfumes. No tengo ninguna objeción contra eso. Pero creo que a la vez, el Día del Padre debería de servir para otro tipo de campaña, complementaria, si se quiere, que fuera inculcando a los venezolanos “marginales”, la identidad que existe entre la vida familiar organizada y una existencia más humana y más próspera.

 

 

IG-TW: @IvanLopezSD –  IvanLopezSD@gmail.com

Administrador, con Especialización en Gerencia y Comunicación Política. Consultor Político. Locutor en #LVC1040AM. Articulista de la Patilla.Com e InfoEnlace.Net. Ex Concejal de San Diego, Edo.Carabobo. Más de 20 años de experiencia en cargos gerenciales de la Administración Pública. CEO de @FocoYEmprendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *