Espiral por Gonzalo Martín

Lo que ellos piensan... Noticias

Señor
Lcdo. Pablo Rivas.
Director
Infoenlace.net.

Estimado Profesor Rivas.
Por medio de estas líneas me dirijo a usted para solicitarle respetuosamente unos días de vacaciones.
Cómo usted muy bien sabe, soy columnista de esta excelente plataforma informativa desde hace ya unos años en la cual, salvo un par de ocasiones pienso, he estado publicando mi columna de opinión política de manera religiosa todos los lunes de cada semana del año.
El motivo de tan inesperada solicitud, corresponde al agotamiento que me produce tener que buscar temas de opinión política que no haya yo comentado anteriormente.
Esto es producto de la exagerada inercia política por la que viene atravesando el pais.
No sucede absolutamente nada que no haya venido sucediendo en los últimos años. Nada pasa, nada evoluciona, nada funciona, nada se mueve, nada avanza.
El régimen de Maduro sigue actuando con la pasmosidad que le permite la excusa de las sanciones; niños mueren de olvido en los hospitales esperando tratamiento médico especializado, la gente aceptó con desgraciada resignación que el agua potable llegue dos días a la semana cuando hay suerte. Las vergonzosas fallas en el suministro eléctrico en casi toda Venezuela ya son parte de la rutina.
La bestial inflación que está desviviendo a la gente a una velocidad atemorizante ya no causan la indignación que se requiere.
El asqueroso maltrato a lo que son sometidos nuestros jubilados ya está a niveles de sadismo rojo; no es posible que los viejitos deban recibir insignificantes “bonos” como si fuesen favores de Maduro y aun así no les alcance para, ni siquiera, medio vivir.
El régimen chavista se aprovecha de las remesas que les son enviadas a los ancianos, para ellos (Maduro & Cía.) eludir su responsabilidad como Estado. Y esto, sin hablar de la triste soledad de nuestros mayores al irse quedando cada vez más indefensos por la necesaria migración de los jóvenes venezolanos al no ver un futuro estable ni creíble bajo el mandato del madurismo.
Ciertamente, la delincuencia común ha bajado en el país de manera significativa, pero es que hasta los malandros han emigrado, pero sabemos que eventualmente regresarán ya que la justicia y la policía en otros países si funcionan o al menos no como la de acá.
Estimado Pablo, por otro lado, la oposición tambien se le ve aletargada, imagine usted que ya ni siquiera habla Diego Arria ni su eterna compañera de critica aporta nada nuevo y por supuesto mucho menos interesante. Guaidó, que pareciera si está haciendo el trabajo no puede ofrecer nada nuevo y la monotonía como siempre aburre, lo cual está permitiendo que la gente se enfoque cada vez más en intentar sobrevivir desconociendo el origen real de sus problemas. Por otro lado, existe el “país chevere”, aquel que “ya de está arreglando” para esto es únicamente para un grupito, ya que son los mismos de siempre que se mueven en la renaciente movida nocturna del país, afortunadamente salpicando a algunos pocos que antes no tenían ni eso.
Y así el país, Pablo, está quieto, no se mueve más allá de lo mismo de siempre, se ha vuelto repetitivo; parece una espiral sin fin donde todo gira y gira siempre en un mismo sentido y velocidad alrededor del régimen y sus antojos.
Nada pasa, nada avanza.
Es así, mi apreciado Lcdo. Rivas que necesito por favor un descanso, salirme de esta espiral y poder ver que se observa desde fuera de ella, para luego tener un aporte que pueda servir algo más allá de aquella básica monotonía diaria.
Considerando que bien podrá entender que opinar algo hoy, que ya ha venido sucediendo repetidamente anteayer y que sabemos pasará igual mañana, me causa una profunda frustración al no poder aportar nada novedoso.
Sin más a qué hacer referencia por los momentos y esperando me pueda dar unas semanas libres, quedo de usted,
Atentamente,

Gonzalo Martín
IG / TW: @gmartin1961 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *