Conoce sobre las efermedades cerebrales

Dosis de Bienestar Noticias

El cerebro, elemento principal del Sistema Nervioso Central, se ubica dentro del cráneo, sumergido en el líquido cefalorraquídeo que lo protege. Se estima que tiene un peso promedio de entre 1.3 y 1.5 kilogramos, y se puede definir como un órgano complejo, quizá el más importante del cuerpo humano.

Este órgano es tan importante que, aunque representa tan solo el 2% del peso corporal, utiliza el 20% de la ingesta y oxígeno de todo el cuerpo. Su trabajo continúa, aunque estemos dormidos o en reposo y cuando nos concentramos mucho, el cerebro puede usar hasta el 50% de la energía y oxígeno del cuerpo.

Publicidad

 

Dada su importancia, es necesario mantenerlo saludable y estar alerta ante algunas señales que pueden ser indicios de padecimientos cerebrales. Una de las enfermedades neurológicas manifestadas con frecuencia es la migraña, que afecta a millones de personas, pudiendo generar discapacidades graves o moderadas, dependiendo de su intensidad. La Organización Mundial de la Salud ha catalogado a la migraña como la sexta causa de incapacidad, afectando la funcionalidad de las personas.

Entre otras enfermedades cerebrales que requieren de nuestra atención, encontramos las neurodegenerativas, como el Alzheimer, las infecciosas, como la Meningitis y las congénitas, como el Síndrome de Down. Además, se destacan padecimientos como los accidentes cardiovasculares y los trastornos mentales.

Enfermedades neurodegenerativas

Denominamos enfermedades neurodegenerativas a aquellas provocadas por un proceso que acelera la muerte celular, provocando la degeneración del tejido nervioso. Son causadas por la degeneración gradual de neuronas individuales, afectando el control del movimiento, la memoria y la cognición. La enfermedad neurodegenerativa más frecuente es el Alzheimer, que a su vez es el tipo de demencia más frecuente. Otros tipos de procesos degenerativos comunes son la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington, la Esclerosis Lateral Amiotrófica, entre otros.

Y aunque se han descrito algunos factores genéticos o ambientales que podrían estar relacionados con estas enfermedades, actualmente el principal factor de riesgo para desarrollarlas es el incremento de la edad.

En cuanto a la aparición de síntomas en estas enfermedades, depende de la zona del sistema nervioso central afectada, pero los principales problemas que se presentan son de tipo cognitivo-conductual.

En la actualidad no se disponen de tratamientos curativos para estos padecimientos, por lo que los tratamientos actuales son básicamente sintomáticos para paliar los síntomas o aumentar la actividad de las neuronas supervivientes con el fin de minimizar los efectos clínicos del proceso degenerativo.

Publicidad

Enfermedades infecciosas

Por su parte, las enfermedades infecciosas del sistema nervioso central son enfermedades frecuentes cuyo origen es bacteriano, parasitario o vírico. Los síntomas iniciales pueden ser inespecíficos, lo que puede dificultar y retrasar su diagnóstico. Las enfermedades de esta índole más comunes son: meningitis, enfermedad de las “vacas locas” y encefalomielitis.

Aunque en los últimos cien años, con la introducción de fármacos antibióticos ha disminuido de forma importante la mortalidad, fenómenos como movimientos migratorios, infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana y otros estados de inmunosupresión, han dado lugar a importantes cambios epidemiológicos, como la aparición de otras infecciones previamente casi inexistentes.

Estas infecciones pueden clasificarse según diferentes criterios: de acuerdo con la forma de presentación y curso clínico, según la región del sistema nervioso central afectada o según el tipo de agente causante. Los tipos más frecuente de estas infecciones son:

* Bacterianas.

* Víricas.

* Micóticas.

* Parasitarias.

* Infecciones por toxinas bacterianas.

Enfermedades congénitas

La mayoría de las malformaciones cerebrales comienzan mucho antes del nacimiento de un bebé. Algo daña el sistema nervioso en desarrollo o provoca un desarrollo anormal. A veces el problema es genético. En otras, la exposición a ciertas medicinas, infecciones o radiación durante el embarazo interfiere con el desarrollo del cerebro. Partes del cerebro pueden estar ausentes, ser anormalmente grandes o pequeñas, o no desarrollarse en su totalidad.

El tratamiento depende del problema. En muchos casos, el tratamiento sólo ayuda con los síntomas. Puede incluir medicamentos anticonvulsivos, válvulas para drenar líquido del cerebro y terapia física.

El Síndrome de Down constituye la enfermedad congénita más emblemática. Caracterizada por la alteración del desarrollo neuronal por factores genéticos, consumo de drogas, deficiencia nutricional y enfermedades infecciosas durante el embarazo.

Accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe o se reduce, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. Las células cerebrales comienzan a morir en minutos.

Estos accidentes constituyen una emergencia médica, y el tratamiento oportuno es crucial. La acción temprana puede reducir el daño cerebral y otras complicaciones.

Esto, teniendo en cuenta que las opciones de tratamiento son más eficaces cuando se administran poco después de que comienza el accidente cerebrovascular. Los signos y síntomas del accidente cerebrovascular incluyen:

* Dificultad para hablar y entender lo que otros están diciendo.

* Parálisis o entumecimiento de la cara, el brazo o la pierna.

* Problemas para ver en uno o ambos ojos.

* Dolor de cabeza.

* Problemas para caminar.

Publicidad

Trastornos mentales

Hay una gran variedad de trastornos mentales, cada uno de ellos con manifestaciones distintas. En general, se caracterizan por una combinación de alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta y las relaciones con los demás.

Entre ellos se incluyen la depresión, el trastorno afectivo bipolar, la esquizofrenia, la demencia, las discapacidades intelectuales y los trastornos del desarrollo, como el autismo.
En cuanto a su tratamiento, hay estrategias eficaces para prevenir algunos trastornos mentales y se dispone de tratamientos eficaces y medidas que permiten aliviar el sufrimiento que causan.

Los pacientes deben tener acceso a la atención médica y los servicios sociales que les puedan ofrecer el tratamiento que necesitan. Además, es fundamental que reciban apoyo social.

Reflexiones

A pesar de haber aumentado los niveles de expectativas de vida del ser humano en las últimas décadas, debemos mantener nuestro cerebro saludable. Es muy importante el consumo de nutrientes como aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales, para optimizar la función cognitiva.

Además, teniendo en cuenta la importancia del cerebro, este requiere de cuidados preventivos para garantizar su óptimo funcionamiento en la edad adulta y en la vejez. Estas son algunas orientaciones indicadas por los especialistas:

* Alimentación saludable con una dieta rica en frutas, verduras, vegetales y pescados, favoreciendo el transporte de oxígeno y nutrientes para su correcto funcionamiento.

* Actividad desde el punto de vista cognitivo, mediante juegos de memoria, rompecabezas, elaboración de pasatiempos.

* Ejercicio físico o alguna actividad regular.

* Control de los factores de riesgo cardiovascular: hipertensión, azúcar en la sangre, consumo de drogas y cigarrillos.

* Control del estrés, la ansiedad y la depresión. Buscar ayuda especializada.

* Interacción social, estrechando vínculos con la familia, amigos y el entorno laboral, para un desarrollo psicológico saludable.

 

Información de fifarma.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *