¿Qué pasaría si desapareciera el agujero negro de la Vía Láctea?

El análisis de lo actual... Noticias

En el centro del corazón de nuestra galaxia habita un agujero negro supermasivo que conocemos como Sagitario A* y del que, recientemente, pudimos ver imágenes y una simulación realista del mismo. Un agujero negro es un objeto extremadamente denso en el espacio del que no puede escapar ninguna luz.

 

Estos objetos tan misteriosos y exóticos son una consecuencia clave de cómo funciona la gravedad: cuando una gran cantidad de masa se comprime en un espacio lo suficientemente pequeño, el objeto resultante rasga el tejido mismo del espacio y el tiempo, convirtiéndose en una singularidad. La gravedad de un agujero negro es tan poderosa que puede atraer todo tipo de material cercano y “comérselo”.

Publicidad

Los astrónomos saben que en la mayor parte de las galaxias, un agujero negro reside en su centro pero… ¿qué pasaría si, hipotéticamente, este agujero negro supermasivo de alto poder de atracción gravitatoria, desapareciera?

 

¿Nos sumiríamos en una etapa de caos galáctico ante su falta? ¿Pulverizaría el sistema solar tal y como lo conocemos? Nada más lejos de la realidad. La astrofísica experta en agujeros negros de la Universidad de Oxford, Becky Smethurst, explica que lo cierto es que la Vía Láctea casi ni se daría cuenta de que el agujero negro supermasivo de su centro hubiera desaparecido. No habría ningún cataclismo en la galaxia.

La inmensa gravedad de los agujeros negros supermasivos también distorsiona el espacio mismo, por lo que es posible ver la influencia de una atracción gravitacional invisible sobre las estrellas y otros objetos. Todo indicaría a pensar que los agujeros negros “supermasivos”, que pueden pesar millones o miles de millones de veces la masa del Sol y pueden tardar menos de mil millones de años en alcanzar un tamaño muy grande, y que tienen esta tremenda fuerza en nuestro cosmos, representarían un cambio significativo en el modus vivendi de la galaxia en la que existen.

Publicidad

La respuesta corta: no

En el caso de que desapareciera el agujero negro supermasivo… no sucedería gran cosa. Todo funcionaría como siempre… como si este nunca hubiera existido. ¿No habría efectos gravitatorios? Serían mínimos, ya que la Vía Láctea tiene alrededor de 1 000 000 000 000 de masas solares, por lo que, en resumen, las consecuencias gravitatorias totales serían mínimas. Y es que la fracción de masa del agujero negro comparada con la del resto de la galaxia es insuficiente.

 

El mayor efecto se produciría en las estrellas cercanas al centro de la galaxia (para las que la mayor parte de la gravedad de las estrellas de la Vía Láctea se cancela de manera bastante equitativa, por lo que sienten principalmente la atracción del centro). Estas estrellas, al desaparecer el agujero negro, se moverían a cualquier dirección a la que se dirija su órbita actual; se dispersarían. Sin embargo, una vez que nos alejamos un poco del corazón galáctico, el efecto de Sagitario A* es bastante pequeño en el gran esquema de toda una galaxia. La mayoría de las estrellas de la galaxia ni se enterarían de que esa fuente de radio compacta se hubiera volatilizado. Todo seguiría girando como siempre.

Publicidad

Diferente sería si lo que desapareciera de nuestra galaxia fuera nuestra estrella, obviamente. Sin el Sol, no habría nada que sostuviera sus órbitas en ese viaje alrededor de la estrella. Sin ir más lejos, el Sol, esa figura de forma esférica compuesta principalmente de hidrógeno, representa el 99,86% de la masa de nuestro sistema solar (alrededor de 330 000 veces la de la Tierra).

 

Y si te has preguntado alguna vez si sería posible que un agujero negro se ‘comiera’ una galaxia, tenemos la misma explicación para esta duda. El alcance gravitacional de los agujeros negros supermasivos aunque es titánico, no es lo suficientemente grande como para ‘zamparse’ toda una galaxia.

 

Información de Muy Interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *