Trashcooking : La tendencia que se propaga como el virus

Dosis de Bienestar Noticias

Ya a inicios del 2020 nos entrábamos ante un cambio en la formas de consumo, donde la salud jugaba un papel fundamental. Razón por la que los alimentos verdes, el papel de los productores, los envases ecológicos y el aprovechamiento al máximo de los alimentos para desperdiciar lo menos posible marcaban las tendencias gastronómicas .

Expertos recomendaban que si las anteriores tendencias apuntaban a la conservación del medio ambiente y del bienestar animal, ahora había llegado el momento de centrarse en el cuidado del producto, desde el sector primario –mimado por las industrias– hasta el consumidor final.

Si bien las corrientes vegetarianas, veganas, flexiveganas u omnívoras no son fruto de una moda social. Estos cambios en los hábitos de consumo se debían principalmente a una mayor conciencia por consumir frutas y verduras, evitando los efectos negativos de los productos cárnicos.

En tiempos de coronavirus mundial, la tendencia del trashcooking, basada en la reutilización de los alimentos al cien por cien, se propaga cual virus, lo que quizá se mantenga por  muchos años más. Todo sirve. Desde las pieles de las patatas hasta las hojas de diferentes hortalizas que hasta el momento se desechaban. También es el turno de la industria cárnica, reinventando productos con partes poco demandadas hasta ahora, como la lengua, los sesos o el hígado.

Aunque la palabra suene algo fuerte, su literal traducción “cocinando con basura” no se acerca en lo que verdad significa.

El Trash-cooking es la cocina de las mermas, o de las sobras de comida. Pero lo podemos ver de tres puntos de vista:

1. Cocinar con los restos de comida o platos del día anterior o que hayan sobrado de una preparación (cortes de carne asada, restos de arroz)

2. Cocinar con las partes que normalmente descartamos de un producto (cascaras de papa, piel de naranja, interiores de pescado)

3. Una mezcla de ambas.

De cualquier manera, esta filosofía de aprovecharlo todo ha transcurrido de manera más masiva en los restaurants, ya que culpamos a la crisis mundial por el precio de los productos de hoy en día, lo que ha llevado a cocineros y chefs a utilizar todas sus mermas de manera ingeniosa para así reducir costos y aumentar la novedad de platos a ofrecer.

Esta costumbre es algo habitual que podemos ver en países orientales, donde literalmente consumen la totalidad del producto, desde su interior hasta su exterior. Un pescado o un cerdo son consumidos en su absoluta totalidad y aprovechan todo su contenido… y las partes no tan comestibles o duras como huesos y espinas son usadas para el caldo.

La idea es esa, que sepamos dar un uso inteligente a lo que nos entrega el producto, ya que nos beneficia económica como nutritivamente.

Ahora… será que ya eres parte de esta tendencia mundial?  Quizá el confinamiento, la improductividad económica y la austeridad que marcan estos tiempos de confinamiento-cuarentena han cambiado algunas creencias sobre la posibilidad de utilizar al máximo cada ingrediente, sin complejos lo que trae beneficios al bolsillo y a la nueva forma de alimentarnos enfocados en una sana nutrición.

 

Aquí algunos ejemplos a modo de justificación del Trash-cooking

Beneficios de la Cáscara de Papa para su Salud 

  • Ayuda en la digestión
  • Tiene propiedades antimicrobianas y curativas para las heridas
  • Puede prevenir el cáncer
  • Beneficia el corazón
  • Ayuda a baja la presión arterial alta
  • Restablece el equilibrio de electrólitos
  • Es rica en antioxidantes
  • Trata la diabetes
  • Ayuda con los cálculos renales

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *