Un domingo imborrable y con tristeza por José Gregorio Nieves

El análisis de lo actual... La Movida Noticias

 

Este domingo fue muy distinto a otro, ya era de mañana y todos los católicos estaban viviendo el domingo de Ramos, desde su casa, por la pandemia de la Covid-19, pero ese mismo día, el coronavirus iba a cortarle las alas a un gran talento de la televisión venezolana.

De repente amaneció y las redes sociales, comenzaron hablar contundentemente, más de 50 usuarios de Instagram de gran influencia en la sociedad venezolano, colocaban una noticia al unísono, con uniformidad, todos coincidían con el fallecimiento de Dave Capella, un animador de televisión muy querido por los que laboran en el medio, su novia Yerardy Montoya, fue la encargada de informar la dolorosa partida del plano terrenal, de la figura del programa Portada,s trasmitido por Venevisión, uno de los principales canales de los venezolanos.

Lo increíble era que días atrás su padre había perdido la batalla contra la grave enfermedad, que le a demostrado a muchos, que la naturaleza puede más que el hombre.

Shirley Varnagy, periodista de alta trayectoria del grupo Unión Radio y Venevisión Plus, había entrevistado en su programa de radio, a la novia de Dave, las palabras de Montoya, fueron impactantes, saber que su amor puede morir en cualquier momento, pero, sin embargo, estuvo apoyándolo, aferrada a Dios.

“Yo soy creyente en Dios y creo en sus milagros, pero también sé que Dios tiene su voluntad y propósitos, así que estoy aferrada a Él”.

Montoya comentó durante esa entrevista, que ellos mantenían las medidas de bioseguridad, pero lamentablemente no lograron evitar contagiarse.

La mamá de Dave también estuvo contagiada, pero ya esperaba en casa, con un cuadro mucho mejor que el de su hijo, obviamente resistiendo el dolor de la muerte de su esposo.

A medidas que el domingo iba corriendo, las redes sociales seguían hablando y lamentando la desaparición física de Capella, parecía mentira, una película de terror, que no acaba, un sueño en medio de tinieblas, sin duda el impacto provoca un marasmo, en el medio de las comunicaciones.

Capella, estaba empezando a mejorar, pero durante la semana un cuadro diarreico, lo afectó y conllevó a colocarlo en terapia intensiva, además de las transfusiones de sangre que tuvieron que realizarle.

Su ex compañera en Portada, Marie Claire Hard, dejaba un mensaje por la noche del sábado (lo observe con premura) el cual, le daba ánimos a su gran compañero de la Zona Trending, a ella tenían rato sumándose varios artistas y figuras públicas.

Mientras el triste domingo iba acompañado con la lluvia caraqueña, debido al cielo nublado, que aparentemente se unía al duelo de muchos dentro del país, en ese momento al parecer, la Covid no era juego, en eso momento a primera vista, volvió el respeto a la enfermedad.

Endrina Yépez, ancla del noticiero Venevisión, también dejó un gran mensaje para el animador de todos, Dave Capella, aquella redacción tanto en Twitter como en Instagram, resaltaba una frase real, sincera y dura. “La muerte está tan segura de su victoria, que nos da toda una vida de ventaja. Fuerza #DaveCapella”.

Así como Endrina, muchos fans y personaje del medio, colocaron en sus cuentas de redes sociales lo que significaba Dave, para ellos, Max Cordaro, Miguel Zambrano, Henrys Silva, Fanny Ottati, Mariela Celis y muchos más, fueron parte de la despedidas por redes sociales.

La noticia fue tratada por muchos medios nacionales e internacionales, de seguro Dave, nunca había tenido tanta cobertura, como el día que murió, nunca había sido tan viral, como el día que nos dejo terrenalmente, para ir al encuentro con Dios, un domingo de Ramos, cuando la Semana Santa, abre el telón, un domingo 28 de marzo, que nos recuerda que la pandemia no es juego y que figuras de la talla de Dave Capella, no han logrado ganar la batalla.

Este 28 marzo quedará plasmado en la retina y memoria de muchos venezolanos, como el día en que la pandemia, se llevó a un gran animador, con un por venir sin duda increíble, el día en que recordamos los frágiles que somos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *