Tiene sentido el mandato de la CDC de poner mascarillas a los niños de 2 años

¿Tiene sentido el mandato de la CDC de poner mascarillas a los niños de 2 años?

Lo que ellos piensan... Noticias

En la era del COVID, volar conlleva importantes riesgos para usted y su familia.

En parte, se trata del propio virus, pero cada vez más, los padres son expulsados de los vuelos porque sus hijos pequeños se niegan a llevar mascarillas.

 

En todo Estados Unidos y Canadá se han dado a conocer cientos de historias en las que las familias han sido expulsadas físicamente de los vuelos porque sus hijos pequeños no querían llevar mascarillas.

 

Ya sea en Southwest, JetBlue, American Airlines, Spirit Airlines o United, prácticamente todas las aerolíneas estadounidenses han tenido una versión de una historia de terror sobre una familia joven escoltada fuera de un vuelo porque el niño no quería llevar mascarilla. Ha habido casos en los que se ha echado a madres solteras con hasta seis hijos, e incluso a niños que estaban comiendo antes de que despegara el vuelo.

 

Y lo que es peor, muchas de estas aerolíneas prohíben permanentemente el acceso a los pasajeros que se niegan a cumplir esta medida, incluso a los niños.

 

¿Debo tener mi teléfono listo para marcar al abogado?

Esto me preocupa especialmente porque pronto tomaré un vuelo internacional de regreso a Estados Unidos con mi hija de dos años. Nunca se ha visto obligada a llevar mascarilla, ni en la guardería ni en los viajes por Europa, y dudo que la mascarilla se la deje bien ajustada durante el largo viaje de 9 horas. ¿Debería tener mi teléfono listo para marcar a mi abogado?

 

Aunque muchas aerolíneas han tenido medidas similares durante meses, esas normas se basan ahora en una orden administrativa publicada por los Centros de Control de Enfermedades del 29 de enero de 2021, tras una de las numerosas órdenes ejecutivas firmadas por el presidente Joe Biden en sus primeros días de mandato.

 

Aunque la orden de Biden exige máscaras para los viajes nacionales e internacionales, deja las directrices específicas al CDC. Pero aunque el CDC ha sido estricto en su norma sobre las máscaras para todas las personas de dos años o más, esto contradice directamente lo que sabemos sobre el COVID-19 y los niños.

 

Lo que dice la ciencia

En la actualidad, las justificaciones para exigir que los niños pequeños lleven mascarilla son que, o bien tienen riesgo de contraer el COVID, o bien tienen riesgo de ser portadores del virus.

 

En cuanto al primer punto, todos los datos disponibles que tenemos de múltiples estudios en docenas de países muestran que los niños no tienen un riesgo especial de hospitalización o muerte.

 

La Academia Americana de Pediatría estima que el 13.4% de los casos de COVID han sido niños adolescentes menores de 18 años, la mayoría de ellos en la franja de edad más avanzada. A los niños pequeños les ha ido mejor.

 

En diciembre de 2020, cuando teníamos el desglose por edades más completo, los niños de 0 a 4 años representaban el 1.3% de todos los casos de COVID en Estados Unidos, con 212.879. Algo más del 2% de ellos fueron hospitalizados (0.02% en total) y un total de 52  habían muerto.

 

En cuanto a los datos estatales, en California, con el mayor número de casos del país, se registraron hasta ahora dos muertes por COVID en niños menores de cinco años.

 

Aunque cada muerte relacionada con el COVID es realmente trágica, especialmente cuando se trata de niños pequeños, el riesgo relativo es increíblemente bajo.

 

Pero, ¿qué ocurre con los niños pequeños que contagian la enfermedad a sus padres y abuelos?

 

Un estudio realizado por los CDC en Rhode Island en julio de 2020 descubrió que la apertura de guarderías no provocó la propagación del coronavirus.

 

Además, un estudio islandés de diciembre descubrió que los niños pequeños tenían la mitad de probabilidades de contraer y propagar el virus, y que “los adultos infectados suponen un mayor peligro para los niños que los niños para los adultos”.

 

Un amplio estudio realizado en Israel y publicado en febrero descubrió que los jóvenes menores de 20 años tienen un 63% menos de carga viral que los adultos, lo que significa que son menos propensos a propagar el virus. Esa cifra es incluso menor entre los niños pequeños.

 

¿Un tema demasiado candente para el debate?

Aunque los titulares nos hagan creer lo contrario, con todos los datos disponibles que tenemos ahora, los niños pequeños menores de seis años no son propagadores significativos del COVID, ni siquiera con las posibles variantes.

 

Además, el Dr. Jay Bhattacharya de Stanford, citando estudios de Suecia y de la Organización Mundial de la Salud, recomendó en el Wall Street Journal que evitáramos el enmascaramiento de los niños hasta al menos los 11 años, teniendo en cuenta el bajo riesgo de infección y el peligro muy real de que los niños sufran un retraso en su desarrollo.

 

Bhattacharya fue uno de los muchos y destacados expertos médicos presentes -junto con Sunetra Gupta, de Oxford, Martin Kulldorff, de Harvard, y Scott Atlas, de Stanford- en la mesa redonda sobre COVID celebrada el mes pasado por el gobernador de Florida, Rick DeSantis. Todos ellos no aconsejaron el enmascaramiento de los niños por diversas razones de salud, aunque sus opiniones han sido ahora prohibidas en YouTube por haber discutido el tema.

 

Dejando a un lado las prohibiciones, la literatura médica apoya en gran medida las afirmaciones de Bhattacharya de que los beneficios de enmascarar a los niños son “pequeños o nulos”, mientras que los costos son elevados.

 

¿Cómo es posible entonces que el CDC siga exigiendo que los niños pequeños lleven mascarilla en los viajes largos, sobre todo cuando provocan una fracción del riesgo de un adulto? Estas normas parecen haber sido redactadas por personas que no tienen hijos pequeños y no entienden por qué es problemático.

 

Dejar en vigor el mandato de la mascarilla para niños pequeños limita gravemente la libertad de los niños y las familias jóvenes para viajar, y va en contra de la evidencia médica y  científica.

 

Si alguna vez hubo un mejor momento para permitir que la ciencia influyese en nuestros juicios, ese momento es ahora. De lo contrario, esto no es más que un teatro de la pandemia.

Por  Yaël Ossowski

subdirector del Consumer Choice Center, un grupo de activismo millennial con sede en DC que aboga por una mayor elección del consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *