Escuchar música con mucho volumen y conducir un vehículo: ¡Cuidado!

El análisis de lo actual... Noticias

 

 

Por música se entiende el arte de organizar un conjunto de sonidos y silencios de una manera lógica y sensible, conforme a los principios de la armonía, la melodía y el ritmo.

De forma resumida, se puede decir que la música sirve para expresar, escuchar, callar, cambiar, ser diferentes, ser iguales, unir, fortalecer, armonizar, equilibrar, definir, ser únicos, convivir, reflexionar, divergir, coincidir, motivar, apoyar, alcanzar, volver a intentar, imaginar, inspirar, etc

Diferentes estudios a lo largo del tiempo han demostrado que escuchar música tiene diferentes beneficios para nuestra salud. Son capaces de cambiarnos el estado de ánimo si estamos tristes, de reducir el estrés y de hacernos sentir mejor.

Dentro de esta perspectiva, muchas personas conducen escuchando música, alegan que  la música les  relaja y hace liberar el estrés del día a día. Si bien cuando se conduce se está sometido a condiciones de estrés, a causa del tráfico, apuros por llegar a la hora o los problemas que llevamos en la cabeza y que analizamos mientras manejamos, pero ¿conoces los riesgos de conducir con música alta?

Existen diversos riesgos de conducir con música alta, que son consecuencia de ciertas conductas comunes de los conductores, tales como: agresividad frente al volante, acelerar el vehículo sin darse cuenta, lentitud al frenar, distracción por no escuchar los ruidos externos.

Conducir y oír música es una conducta típica de muchos conductores, ya que les ayuda a no sentirse solos y a que el tiempo en el auto pase más rápido, pero esta costumbre trae ciertas complicaciones.

Se fija la atención en la música, en cambiar de emisora o pasar de canción, en vez de fijar atención en el tráfico, los vehículos y los peatones.

Se es inconsciente de determinadas acciones como acelerar a tiempo o frenar.

El conductor se desconecta de los estímulos externos que lo pueden ayudar a evitar un accidente, como por ejemplo, no escucha un toque de bocina, que sería un llamado de atención para evitar un daño.

Se pueden pasar por alto señales de tránsito ya que cierta música puede alterar los sentidos.

Así que, sea cual sea tu preferencia musical, es recomendable que lo hagas a un volumen moderado que te permita oír lo que ocurre a tu alrededor, incluso es aconsejable música suave que relaje un poco, pero lo más importante es no pierdas nunca la atención y que siempre procures conducir bien.

Por más que te guste la música, puede jugarte una mala pasada! Para muchos manejar y escuchar música se ha convertido en algo totalmente normal, pero aquel hábito puede transformarse en el enemigo del conductor si NO se toman las precauciones necesarias.

La concentración es fundamental al momento de conducir, y escuchar canciones a un elevado volumen puede perjudicar tu atención. Es por esta razón que un estudio realizado hace tres años en Canadá, reveló que el ritmo, independiente del estilo musical, es el que afecta el pulso cardíaco y acelera la actividad cerebral; lo cual afecta negativamente  la reacción del conductor.

También se comprobó que mientras más motivada sea la música, la persona tiende a conducir más rápido; y  mientras más volumen le ponemos al equipo, menor es nuestra capacidad de atención. Sin embargo, hay personas que sienten la necesidad de realizar sus actividades diarias acompañadas de música, pero ¿existirá un estilo de música ideal para manejar? Todo es relativo y  depende de nuestros gustos musicales…

Es así como en la Universidad de Dortmund, en Alemania; han estudiado  la influencia de la música en la conducción, llegando a concluir que los aficionados de la música pop suelen manejar más rápido y agresivos que los que escuchan música clásica.

 La concentración es fundamental al momento de manejar, y escuchar canciones a un elevado volumen puede perjudicar tu atención, por eso si vas a escuchar la radio, procura No subir el volumen tan alto ni cambiar de emisora distrayéndote. Igualmente evita llevar audífonos con música alta mientras conduces. Preferiblemente escoge canciones que ojalá sean un “aporte para el manejo” y No provoquen que presiones el acelerador más de lo necesario.

Si bien no debes exceder el volumen de tu reproductor mientras conduces tampoco debes olvidar que la música de por sí permite:

  • Disminuir el ritmo cardíaco.
  • Reducir la ansiedad.
  • Reducir el dolor crónico.
  • Reducir la presión arterial.
  • Reduce la intensidad y duración de los dolores de cabeza.
  • Aumenta tu coeficiente intelectual.
  • Estimula la memoria.
  • Mejora la concentración.
  • Mejora el humor.

Con información y foto de: Transporte 1DA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *