El Salario del Venezolano: Sal y Agua: Por Yordy Baena

Lo que ellos piensan... Noticias

El salario es una especie de recompensa de nuestro mejor esfuerzo, dedicación y entrega en un lapso de tiempo determinado. Este premio a la jornada laboral ejecutada por quienes trabajan ocho horas diarias o aquellas personas que dieron su tiempo más productivo y hoy están jubilados o pensionados, merecen una compensación que realmente cubran sus necesidades alimenticias, medicinales, recreativas y funcionales.

 

 

Este instrumento instituido por una sociedad que considera el trabajo como vía hacia el desarrollo, es la herramienta que ha concedido al hombre moderno adaptarse a una metodología laboral, que le permita obtener los recursos económicos capaces de cubrir sus necesidades básicas. Si esto no sucediese estaríamos transitando por el modelo equivocado, cuyo objetivo fundamental no se cumple y por lo tanto carece de funcionabilidad.

 

 

Hoy esta situación la estamos viviendo en Venezuela donde el salario de los trabajadores ha perdido el valor real, la capacidad de compra y día a día se desvanece en los horizontes de la insatisfacción familiar.

 

 

Soy de la opinión que el salario en vez de ser una dádiva entregada por un esfuerzo encerrado en la cárcel del horario, debería ser el abrazo fraterno de una sociedad justa que desea que cada uno de sus miembros obtenga la mayor satisfacción. Esto permitiría que los ciudadanos disfrutasen de una calidad de vida acorde a su entrega laboral que ofrecen tanto a la administración pública como al sector privado, para que estos obtengan ganancias que garanticen la generación de empleo, alimentación, estudios y recreación de una colectividad que merece más de lo que hasta el momento se le da.

 

 

Para tal fin, debemos convertir el presente en un futuro donde nuestra nación recupere el verdadero valor de sus ingresos, donde la producción industrial transforme la materia prima en orgullo venezolano, las tierras se bañen en semillas fértiles y los alimentos broten a lo largo y ancho del territorio nacional.

 

 

Venezuela nos tiene a nosotros, ojala que mañana podemos decir nosotros tenemos a Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *