La escuela ha robado a los jóvenes su “por qué” por Dan Sanchez

Lo que ellos piensan... Noticias

uchos jóvenes de hoy se sienten perdidos. Algunos son incapaces de trazar un rumbo para sus vidas y, por lo tanto, se encuentran varados en casa. Otros flotan sin rumbo fijo en trabajos en los que no pueden encontrar compromiso y significado.

 

Todos estos problemas se reducen a una deficiencia de autodirección. Los jóvenes están a la deriva en el mar de la vida porque no tienen timón. Y fue la escuela la que rompió sus timones.

 

Falta de autodirección

En la escuela, la obediencia es la virtud más alta. Haz esto y no hagas aquello. ¿Por qué? Por que yo dije. Deja de perseguir ese interés; en su lugar, estudie esto. ¿Por qué? Créame, es por su propio bien.

 

Como escribió el filósofo económico Ludwig von Mises, “La acción humana es un comportamiento con un propósito”. El propósito de una acción es su “por qué”. En la escuela, el único “por qué” relevante para el éxito es el objetivo crudamente simple de la obediencia. Cualquier otro “por qué” es casi siempre el dominio de otra persona.

 

Para encontrar su camino, los jóvenes escolarizados necesitan reconstruir sus timones y desarrollar su propio “por qué”.

 

Por lo tanto, la mayoría de los niños se ven privados de la oportunidad de ejercer la autodirección, de desarrollar su propio “por qué”. En cambio, como animales de circo altamente inteligentes, son dirigidos por maestros de pista académicos a través de un desafío de 15.000 horas de salto de aro escolar. Después de someterse a un condicionamiento pavloviano como ese, ¿es de extrañar que los adultos jóvenes tengan tantas dificultades para trazar sus propios caminos?

 

Para encontrar su camino, los jóvenes escolarizados necesitan reconstruir sus timones y desarrollar su propio “por qué”, lo cual es un desafío complejo (al que volveré en próximas publicaciones).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *