VIVEZA CRIOLLA por: Gonzalo Martín

Lo que ellos piensan... Noticias

Según Wikipedia la definición de “viveza criolla” es así:

“Expresión que contempla y engloba una especial filosofía de vida, de querer siempre obtener alguna ventaja, de querer siempre recorrer la línea de mínima resistencia y mayor comodidad”

Por cierto, el término “viveza criolla” no es originario de Venezuela, al parecer es argentino pero muy utilizado en varios países latinoamericanos, por supuesto incluido el país de Bolívar.

Quizás por esto, se pueda entender ciertas cosas en nuestra región.

“Recorrer siempre la línea de mínima resistencia”

Aquí está todo ¡pues!

Me explico:

Siempre se ha dicho que los venezolanos somos flojos. Nunca he estado de acuerdo con eso; no se le puede catalogar de floja a la mujer que se levanta de madrugada a hacer la comida a su familia que va al trabajo y al colegio y luego sigue en la brega.

No se le puede llamar flojo al empleado que se baña con totuma a las cuatro de la mañana, que baja cientos de escalones para tomar el “jees”, llegar a la parada montarse en un autobús y/o Metro para estar en su trabajo a las ocho de la mañana.

Ni de vaina el venezolano es flojo, desordenado puede ser, pero flojo… ¡jamás!

Sin embargo, un toque si debemos tener; ya que si bien no es flojo, a muchos nos gusta dárnosla de vivos. Tener un contacto para obtener algo, colearse en una larga fila, comerse los semáforos, poner una gavera vacía en la cola de la gasolina, y así se nos va la vida, no viendo como jodemos a los demás, sino cómo nos beneficiamos de cualquier oportunidad.

¿Y… A qué viene todo esto?

La semana pasada se conmemoraron 30 años del atajo que quiso tomar Hugo Chavez y su parranda de resentidos.

Este es un ejemplo de viveza, Chávez se escondió en el Museo Militar y, allí estando seguro, envió a los demás a morir para que él, Chávez, se viera beneficiado, así de simple fue. Cuando la cosa se le puso chiquita salió y se entregó, se murió de cáncer pero jamás de valentía, ya que cuando en aquel abril de 2002, también fue sólito a entregarse a Fuerte Tiuna, pero bueno… me estoy desviando del tema.

El asunto es que muchos venezolanos piden a gritos a alguien que les resuelva sus problemas sin entender que somos nosotros los que día a día, desde cada uno en su puesto en la sociedad debe trabajar por recuperar la democracia secuestrada por este atajo de bandidos.

Que si con Perez Jimenez se vivía tan chevere que no importaba que fuese un cruel dictador, y así fue que llegó el chavismo a ser poder en el país.

La viveza nos hizo creer que otro nos podía resolver los problemas, así fuese a punta de botas.

Que si Trump enviaría a los Marines y en eso se recostó un gentío, y así… se desgasta la esperanza y la vida entera a que sea otro quién “nos solucione”.

Entonces como que si, hay un toque de flojera en nosotros los venezolanos, ya que, obviamente, la viveza está muy asociada a la flojera, ya ese es “el camino de menor resistencia” o lo que vendría siendo lo mismo “al de mínimo esfuerzo”.

Afortunadamente, no todos los venezolanos son vivos, flojos e indecentes. Hay un grupo “fajador” que trabaja por lo que quiere y por lo que se debe.

Es necesario que dejemos de pensar en pajaritos preñados que gracias a eso, estamos en el país hoy cómo estamos.

No existen “Mesías” ni héroes que vengan a hacer el trabajo de cada uno.

Tengo un amigo que sabiamente siempre dice:

“La viveza es inteligencia a corto plazo” en evidente alusión que toda viveza en mediano término las circunstancias nos pasan facturas a largo plazo, y ya en esto llevamos 23 años de esa creencia que a un ignorante y cobarde le entregaremos la posibilidad de gobernar el país, para que hiciera lo que todos debimos haber hecho; que fue contribuir a desarrollar un mejor país sin entregarle un cheque en blanco al primer “Flautista de Hamelin” que se asomara por allí.

¡Allí les dejo eso!

 

Gonzalo Martín

IG/TW: @gmartin1961 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *