Cada día es más difícil por Gonzalo Martín

Lo que ellos piensan... Noticias

Encontrar algo de que aferrarse para aportar, criticar o defender en la política venezolana es al día de hoy cada vez mucho más difícil; y esto lo digo a título personal, bueno como todo lo que aquí escribo.
Desde que Chávez ganó las elecciones en el año 1998 el país ha sido convulso, dinamicamente catastrófico; pocos momentos de tranquilidad y paz hemos tenido.
Todo ha sido confrontación y retos. Los venezolanos nos convertimos en carritos chocones o puching balls. Fuimos víctimas del ensayo y error, de la irresponsabilidad de Hugo al conducir una nación.
Pero la noticia cambiaba, incluso, en minutos.
Con el chavismo, y ahora con Maduro, siempre ha habido algo de decir, mentar madre, criticar y opinar, sugerir bien sea destruyendo o aportando pero la monotonía no era nuestro habitual rango de movimiento.
La generación de la noticia, que agradara a algunos y molestara enormemente a otros estaba a la orden del día.
Cuando había una pausa, o bien salia Maduro bailando con Cilita para arrechar a un gentío, o el mismísimo comandante eterno se empeñaba en expropiar algo o echar el cuento del día que tuvo diarrea en la calle (¡si! eso también lo contó); por su lado, en la tradicional polarización creada por Hugo y el comando de pirañas asesores políticos cubanos, la oposición mayormente unida también tenía su trabajo de mantener a la gente en la expectativa, con ilusión y compromiso; en fin… esa fue la dinámica en la vida política venezolana de las últimas dos décadas. Incluso, hasta el año más aburrido (2018) se continuaron generando noticias y algunas situaciones que de una manera tímida mantenían la atención en el transcurrir del pais, bien haya sido por una u otra circunstancia.
Pues bien (o mal ¡pues!) Maduro nos agotó, la oposición nos cansó; el país está hoy en su mayoría con la lengua afuera. Obstinado de unos y otros y otros.
La oposición hecha picadillo, hoy intentando recomponerse sin promover ningún interés de masa que motive alguna reacción importante popular, las protestas por servicios públicos o la de enfermos o de los ancianos no asociadas a la política se hicieron costumbre y ya no generan indignación; por otro lado el régimen ni cadenas de radio y televisión hace ya; está (el gobierno de Maduro) en un momento que ni siquiera le interesa convencer a nadie.
Le lanzó al pueblo unos pocos churupos y estamos todos viendo como le llegamos a esas migajas con nuestro esfuerzo y trabajo.
El país sigue vuelto mierda y sólo se ve la punta del iceberg que es la que nos quieren hacer creer que el país está todo así.
En fin, Maduro adormeció por completo a la gente, la ocupó en que se buscara la sobreviviencia.
Y es así del porqué este artículo sale hoy martes y no ayer como tradicionalmente lo ha sido durante los dos últimos años y un poco.
Es difícil comentar, bien sea para criticar si realmente no sucede nada que ya no se haya comentado.
Y no es que no pasen cosas, claro que pasan, pero no lo suficiente como para generar una opinión que pueda servir de algo, aunque sea para molestar a alguien.
El país parece que va a la buena de Dios, que es lo más cercano a decir que estamos a la deriva.
No se crean leyes relevantes, no hay medidas ejecutivas importantes, lo único que ha hecho el régimen es implementar una ley de hace unos años para meter su mano en el bolsillo de los venezolanos, y como la gente no ve hoy en donde agarrarse la acepta con resignación.
Es admirable la verdadera lucha que llevan algunos ciudadanos que insisten en concientizar a través de las herramientas de hoy, las RRSS; es de valientes los osados periodistas que siguen informando lo que pueden pero que, supongo, cada día les es más difícil hacerlo con temas de interés mayoritario, los opinadores también hacen(mos) nuestro esfuerzo por mantener la llama de la lucha encendida y el interés por el futuro del país.
Pero es que… ¡carajo! A veces cuesta.
Allí les dejo eso!

Gonzalo Martín
IG / TW: @gmartin1961 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *